miércoles, 7 de octubre de 2009

Empieza la guerra del dólar

Parece que, una vez más, los días del dólar como divisa internacional están contados. Los países BRIC y alguno más (europeo y del Medio Oriente), se habrían reunido para hablar de ello. Todas las demás guerras son de broma: esta es la de verdad. Que el gobierno de los Estados Unidos y su Reserva Federal tengan el privilegio de imprimir dólares sin efectos inflacionarios puede que deje de ser así. Se basaba en el comercio internacional en dólares, en particular en el petrolero, en la sed insaciable de dólares por parte de algunas élites (por ejemplo, en América Latina) y en las reservas de divisas en dólares. Esto último ya hacía tiempo que era menguante: cada vez se confiaba menos en el dólar y sólo la China se veía atada para maniobrar. El que en la reunión que cito estuviese el gobierno chino, es un dato a tener en cuenta. Y si la ola "anti-yanki" latinoamericana se trasforma en ola "anti-dólar", la cosa se pone fea para el billete verde aunque Venezuela sea el cuarto proveedor de petróleo de los Estados Unidos (dato a tener en cuenta también).
La verdadera pelea en este momento es la del dólar como moneda de referencia. El resto es anecdótico. Y el resultado que pueda tener esta pelea será espectacular. Dicho sea pensando en un país dolarizado como es el Ecuador, es decir, que tiene como moneda propia a la estadounidense.
(Añadido al día siguiente: Foreign Policy trae un artículo que añade, como he dicho, la cuestión del comercio y las reservas de divisas al tema del petróleo. Sin duda que son sabios y yo provinciano, pero me huele a intentar apaciguar a las huestes que ayer y hoy han estado nerviosas con el dólar. Guste o no guste, la economía, además de "fundamentals", es psicología y, por tanto, la confianza, el pánico, el nerviosismo, las prisas, la incertidumbre, el rumor en suma, cuentan tanto o más que dichos "fundamentals" y cuando la gente comienza a inquietarse, hay que tranquilizarla como sea. Hasta con teoría económica de esa que no ha funcionado ante la crisis).
(Y añadido a los dos días: los más interesados en que el dólar no caiga están en Asia que temen no poder exportar con tanta facilidad a los Estados Unidos y, en concreto la China, tiene demasiados bonos del tesoro estadounidense -es el primer tenedor de tales bonos-)
(Añadido el 9: Alberto Acosta, que de esto y de otras cosas sabe mucho, aconseja a su país el Ecuador que "tome distancias" frente al dólar)
(Añadido el 17: viene en Le Monde un comentario explicando por qué casi nadie -excepto los antiamericanos (frase sospechosa, pero que la usa)- desean que caiga el dólar y harán todo lo posible por mantenerlo. ¿Razón? TINA, There Is No Alternative. Pero que no haya alternativa no quiere decir que no se produzca).

4 comentarios:

  1. ¿Recomiendas comprar dólares o venderlos? :)))

    ResponderEliminar
  2. Para hablar de tauromaquia no hace falta ser toro. Y una cosa es conocer las reglas del golf y otra muy distinta es saber jugarlo medianamente bien. O sea, que ni idea. La lógica daría venderlos, pero yo voy a tener que comprarlos para ir al Ecuador.

    ResponderEliminar
  3. TE haré caso.¿A qué? A lo de siempre, a seguir pensando.

    ResponderEliminar
  4. Antes que nada, recomiendo trabajar para evitar que nos engañen tanto. Porque engañados vamos a serlo de todas todas. La cuestión es el nivel.

    ResponderEliminar