miércoles, 30 de septiembre de 2009

Impuestos según convenga

Me referí el otro día a los distintos argumentos que juegan en anunciar y/o aplicar una bajada o una subida de impuestos.
Ahora tengo dos ejemplos: el de Merkel y el de Sarkozy.
Merkel hizo campaña electoral prometiendo, como los liberales-ahora en el nuevo gobierno-, rebajar los impuestos. Ahora dice que lo hará "cuando las circunstancias lo permitan", es decir, ad kalendas graecas. Si no sube los impuestos, tendrá problemas adicionales para pagar su deuda, contraída salvando Bancos y grandes empresas (eso se llama Estado del Bienestar para Ricos). Una cosa es predicar y otra dar trigo. En campaña todo vale. En el gobierno, algo menos. No podrá saltarse demasiado las promesas electorales, pero a estas alturas nadie piensa que un mitin sea un contrato entre el político y sus electores, así que se saltará las promesas probablemente, hasta que "las circunstancias lo permitan".
Sarkozy, para sus presupuestos del año que viene, va a aumentar unos impuestos y bajar otros. Inteligente. Los impuestos que bajan serán anunciados sobre los tejados a bombo y platillo como argumento electoral y los que suben serán puestos en práctica para mantener el estatalismo y, sí, sufragar la deuda del Estado en una tendencia disparada al alaza.
Si Merkel es un ejemplo de lo que podría pasar con el Partido Popular temporalmente en la oposición en España (una cosa es predicar y otra dar trigo), Sarkozy es un ejemplo de lo que podría haber hecho el Partido Socialista en el gobierno. Habrá que esperar a las próximas elecciones, cuando pierdan los socialistas y vuelva a haber un gobierno "popular", para ver en qué quedan unos y otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario