viernes, 10 de julio de 2009

Xinjiang (no hay dos sin tres)

Encuentro un elemento más para entender el tratamiento dado a lo de Xinjiang, permitiendo a la prensa extranjera acceder al sitio y trasmitiendo por la televisión china abundantes imágenes de cómo los han son atacados por los uigures.
Y lo encuentro en el Christian Science Monitor. El periódico parte de la dificultad que debe de haber en mantener unido un país de 1.300 millones de habitantes. En realidad, nadie sabe cuántos chinos hay en la China: la política del hijo único aunque no se aplique a las minorías (calcúlese cuánta gente es el 10 por ciento de 1.300 millones) hace que los campesinos, que tienen a los hijos como bienes de equipo y, sobre todo, si son varones, oculten la existencia del segundo e incluso tercer hijo (y explica el monstruoso feminicidio practicado en el país y en otras partes del sureste asiático agrícola). Y explica que el peso demográfico de los han pueda presentarse como en retirada.
El periódico tampoco cuenta que la historia milenaria de la China es la de sus sucesivas particiones y reunificaciones, cosa que hace estar muy atentos a estos neo-mandarines del Partido Comunista. Sin embargo, esa historia da más fuerza a la hipótesis del periódico, a saber, que el Partido, cuando ya no puede recurrir al truco de la clase obrera para contrarrestar las tendencia centrífugas en el país, está recurriendo al truco de la identidad étnica (han, por supuesto, y a pesar de sus diferencias entre han igualmente centrífugas). Un ataque externo es uno de los mejores trucos para unificar a un colectivo.
La crisis, que también afecta a la China aunque no sea más que porque se reduce la demanda en los Estados Unidos, su principal cliente, tiene efectos inesperados. Y donde no hay harina, todo es mohína.
Verosímil. Lo que, en cambio, no consigo entender es la reiterada propuesta del Partido para sustituir al dólar como divisa de referencia por algo diferente. ¿Nacionalismo, tal vez? Siendo el primer tenedor de bonos del tesoro (tal vez aumenten sus compras incluso) y teniendo a los Estados Unidos como principal cliente, si el dólar se viene abajo van a tener problemas con el valor de esos bonos y también para vender productos chinos a los estadounidenses. Eso sí, mejorarán sus perspectivas para comprar petróleo... que es un bien importante en Xinjiang.
Ya sé que eso no parece tener nada que ver con embrollo uigur, pero viene junto y siempre queda bien yuxtaponer elementos heterogéneos. A veces saltan chispas de entendimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario