jueves, 2 de julio de 2009

Quis custodiet ipsos custodes?

Un currito de la SEC (Securities and Exchange Commission, la entidad que vigila el funcionamiento de la Bolsa de Wall Street), Genevievette Walker-Lightfoot, encontró movimientos sospechosos en las actividades del ahora condenado a 150 años, Madoff, como aprovechado de un inmenso esquema Ponzi, estafa piramidal que ha llegado a estafar hasta al astuto Banco de Santander. Como buena vigilante, la chica se lo dijo a su superior y su superior la dedicó a otros menesteres y la alejó de la investigación. Lo cuenta hoy el Washington Post
¿Quién vigila a los vigilantes? Los vigilados, por supuesto. O, por lo menos, alguien que va a acabar emparentado con el estafador. Así de lubricada funciona la cosa. O así de descontrolada a río revuelto en el que un "rogue broker" (no precisamente gamberrete) puede causar alteraciones importantes en el precio del petróleo. ¿Infinitos ofertantes, infinitos demandantes, todos con información y libertad para comprar y vender? Anda ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario