lunes, 20 de julio de 2009

Más sobre encuestas

No me resisto a insinuar un comentario sobre el último Barómetro del Real Instituto Elcano, una cosa que las grandes empresas españolas patrocinan con el gobierno central no sé bien para qué. Se trata de la 21ª oleada, la de julio de 2009. Veamos, en primer lugar, qué preocupa a los españolitos y españolitas encuestados y encuestadas (demasiado largo o demasiada larga) en lo que tiene que ver con las "amenazas para los intereses de España". Podemos suponer que existe tal cosa, "intereses de España", pero esa es otra historia. El gráfico de los que han respondido a cada opción que se les daba es el siguiente:


Bien. Ya he comentado en otras ocasiones las cosas tan curiosas que se preguntan. Algunas, por lo sospechoso de su vocabulario ("El conflicto militar entre Israel y sus vecinos árabes" como si no existiese Palestina), otras, por lo difusas (hay como una veintena de definiciones incompatibles entre sí de la palabrita "globalización") y otras por lo raro que resultaría que, efectivamente, tuviese algo que ver no digo con los intereses de España sino con España sin más (Paquistán, las armas nucleares de Corea del Norte). La situación en Afganistán, sí que entiendo que se pregunte si por "intereses de España" se entiende la vida de los soldados del ejército español (aunque no todos españoles de nacimiento) que pueden perder ocupando dicho territorio.
Pero, bueno, las tres primeras tienen una cierta lógica:la crisis, el terrorismo y el calentamiento global pueden entenderse como amenazas al Planeta y, por tanto, amenazas para uno de sus componentes, el Estado Español, aunque no quede claro si eso tiene que ver con los "intereses de España".
Sin embargo no es a eso a lo que me quería referir. Lo que quería comentar es la diferencia de resultados que se produce cuando se pregunta una cosa de una manera u otra. De hacer caso a este gráfico, un 49 por ciento de los encuestados consideran que el terrorismo (internacional, por supuesto) es una amenaza "muy importante" para los intereses de España.
Pero ahora véase este otro gráfico de la misma fuente, es decir, construido con respuestas a la misma encuesta a los mismos encuestados al mismo tiempo:


Cierto que ahora no se pregunta por importancia como amenaza a los intereses de España, sino cuál le parece al entrevistado que es una mayor amenaza para España. La diferencia entre ETA y "terrorismo internacional" es notable, más ese 28 por ciento que dice que ambos temas son una amenaza para España.
Se podría haber preguntado lo de ETA en la lista del primer gráfico que he presentado. No se ha hecho. Y también se podía haber hecho la encuesta algo mejor. Si se va al último barómetro del CIS (el de junio) se verá que los problemas para los españolitos se dan de dos formas: mediante una lista a la que se contesta con sí o no y con una pregunta abierta sin sugerir respuesta. Y, por cierto, se observa alguna diferencia importante en las cantidades, aunque no tanto en el "ranking".

Tenemos, en primer lugar, las elecciones a partir de una lista del "principal problema que existe actualmente en España", y el "segundo" y el "tercero".

No me resisto a apuntar ese casi 13 por ciento que piensa que es la clase política y los partidos políticos. Pero ahora "el principal problema que existe actualmente en España" con respuesta espontánea, no sugerida por la lista. Voilá:

La clase política y los partidos no llegan a obtener un 5 por ciento de las respuestas, amén de las demás diferencias en porcentaje y "ranking".
Y otra más: el Eurobarómetro de julio de 2009 comparado con el de primavera de 2008. A estos bienpensantes europeos les preocupa la pobreza en el mundo, les aumenta la procupación por la crisis y les diminuye la del cambio climático. El terrorismo internacional cae, pero sigue alto, aunque no es difícil adivinar que en el próximo eurobarómetro la última de las opciones (la de la pandemi) habrá tenido más respuestas. La donna è mobile qual piuma al vento, muta d'acento e di pensier:


Que ¿qué quiero decir? Pues lo de siempre, aunque con nuevos datos, a saber, que lo interesante de una encuesta son, a veces, más las preguntas (porque reflejan la mentalidad del que las ha redactado) que las respuestas (que muchas veces es difícil saber qué significan, como es el caso de la "globalización"). Y que es más fácil preguntar por comportamientos (qué hizo usted ayer) que por opiniones, pero si se quieren conocer, hay que preguntar bien. Por eso yo no me atrevo a hacer encuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario