domingo, 19 de julio de 2009

Más impuestos

Es posible que en los Estados Unidos se incremente la presión fiscal sobre los más ricos para financiar así la reforma sanitaria de Obama. Curiosamente, eso es lo que alguno de ellos vienen pidiendo desde hace tiempo, asombrados de que sus subordinados paguen más impuestos que ellos mismos. Pienso en Warren Buffet: su tipo sería de 17,7 por ciento para su base de 48 millones (que no es su fortuna, estando entre los tres más ricos del mundo); en cambio, la media de sus empleados, según dice él mismo, sería de 32,8 por ciento y su recepcionista tendría el 30 por ciento)
Se podría temer una huida generalizada de hiper-ricos, buscando paraísos fiscales como hacen algunos cantantes y deportistas "españoles" con domicilio fiscal en sitios distintos a los "colores" que dicen estar defendiendo. No parece que vaya a pasar: un pequeño incremento en la presión sobre este colectivo ni lo van a notar. La base imponible ya está suficientemente alejada de su fortuna como para que no sea un asunto tan grave.
Si se les bajaron los impuestos, como así se hizo bajo Bush II, no mejoró la economía (empeoró por otros motivos, pero tutto fa brodo) y tampoco mejoró tanto su situación ya inmejorable. Era simple lucha de clases a favor de los de arriba. Opción de clase, que se diría. Clase para sí.
Aumentar los impuetos no es tan malo. En Brasil, un aumento de un punto en la presión a los más ricos sería suficiente para acabar con el hambre en el país después de haber cerrado todas las ONG extranjeras que se mueven por el mismo. ¿Por qué no se hace? Lucha de clases.

No hay comentarios:

Publicar un comentario