martes, 30 de junio de 2009

Yankees going home

No se van a casa después de seis años de ocupación. Quiero decir que no se van todos. Simplemente dejan las grandes ciudades iraquíes y está por ver si en esas se incluye Mosul. Parlamentarios en el gobierno y en la oposición coinciden en que llamarlo "día de la soberanía recuperada" es una evidente exageración ya que eso incluiría capacidad de decidir sobre territorio, agua, costas y, ay, petróleo.
Como entretenimiento, se puede comparar cómo titula hoy Al Yazeera (es prematuro hablar de soberanía) y cómo lo hace el Washington Post (fiesta, alegría, alegría).
Nada se dice de las bases militares (fuera de las ciudades, eso sí) que se mantendrán abiertas y ocupadas por 130.00 soldados ni de la enorme Embajada desde la que seguirá actuando un gobernador colonial. Para hacerse una idea, dicha Embajada tiene el tamaño de la ciudad del Vaticano. No está mal para una "pequeña" y "provisional" representación "sólo diplomática".
Pero reducirlo todo al petróleo me parece simplista. Por lo que se sabe, las grandes empresas petroleras no estaban por la cuestión y preferían contratos con un gobierno corrupto como el de Sadam. Pero sí puede ser un caso de "doctrina Carter": es interés nacional de los Estados Unidos controlar la producción y distribución del oro negro y más en épocas cercanas al "pico del petróleo". No es rapiña económica sino prepotencia geopolítica, que no excluye que, ya que estamos, nuestros amigos hagan allí algún que otro negociete. Pero como "beneficio colateral".

No hay comentarios:

Publicar un comentario