jueves, 4 de junio de 2009

"Soft power", pero "power"

Andan reunidos en Bonn los representantes de casi doscientos países (digamos que casi todos los existentes) para ver de alcanzar algún tipo de pre-acuerdo que pueda servir de base para la cumbre sobre el medio ambiente de fin de año en Copenhague. Como soy consciente de los "dilemas del prisionero" en que se encuentran los gobiernos, puedo imaginar sus dificultades para superarlos: si corto emisiones, pierdo PIB; y si pierdo PIB, pierdo votos. Dificultades que, como se sabe por el "dilema", se pueden ir superando si las partes hablan entre sí y reconocen que el riesgo mundial (a medio plazo) es mucho mayor que el beneficio electoral (a corto plazo). Veremos.
Pero lo que me ha interesado de algunas noticias en medios estadounidenses que buscan algún argumento para la esperanza, es que toman nota del evidente cambio producido en la posición pública del gobierno de los Estados Unidos. El gobierno de Bush era activista incluso en negar la posibilidad del cambio climático. En cambio, el gobierno de Obama ha asumido un papel director en la defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, reconociendo incluso el papel que puede jugar en la salud de los ciudadanos y dándole, por tanto, un estatus jurídico muy particular. Hasta en la página del Departamento de Estado dedicada a la diplomacia pública (traduciendo: propaganda del gobierno hacia los ciudadanos de otros países) se habla de ese papel de liderazgo del nuevo gobierno. Literalmente:
The United States is taking a leading role in addressing climate change by advancing an ever-expanding suite of measures. We have initiated a number of polices and partnerships that span a wide range of initiatives from reducing our emissions at home to developing transformational low carbon technologies to improving observations systems that will help us better understand and address the possible impacts of climate change. Our efforts emphasize the importance of results-driven action both internationally and domestically. (Subrayado mío)
Y ahora viene el título del post. Cierto que la retórica del gobierno Obama ha sustituido el "hard power" unilateral y negacionista basado en la fuerza bruta por un "soft power" multilateral, "ecologista" y basado en el diálogo. Pero lo común en ambas expresiones es "power". Cierto que mejor que se utilice para salvar al Planeta de la extinción de la especie humana (que no sé si es una buena idea desde el punto del vista del Planeta, pero esa es otra historia). Es, sin duda, una mejora. O, si se prefiere, una reducción de la "empeora" que significaba el gobierno de Bush. Pero no deja de estar sobre el tapete el excesivo papel que los Estados Unidos juega en la escena internacional ni hay que olvidar una frase del discurso inaugural de Obama. A saber:
No pediremos disculpas por nuestro modo de vida ni vamos flaquear en su defensa
El que avisa no es traidor. Por eso hay, en los Estados Unidos, quienes dudan de este "ecologismo" interno (domestically) y, por tanto, dan pie para que otros dudemos de su "ecologismo" mundial (internationally). Power is power.

No hay comentarios:

Publicar un comentario