jueves, 25 de junio de 2009

Pesimismo sobre Palestina/Israel

Es cierto que el discurso de Obama en El Cairo y el de Netanyahu en la Universidad Bar Ilan suponen un cierto "comienzo". Cierto también que la opinión pública estadounidense está retirando el apoyo mayoritario que mostraba hacia las políticas de los gobiernos israelíes. Pero me temo que hay razones para ser pesimista sobre la resolución efectiva de la terrible situación que se vive en la zona. Primero, porque en los discursos hay que leer también la letra pequeña. Y, sobre todo, porque por más que se haga publicidad de la cultura de paz y/o se busquen soluciones creativas al conflicto (como una especie de Unión Europea para el Oriente Medio que incluya a Israel -sic-), no parece que la realidad deje mucho espacio para esa "omnipotencia de las ideas" ajena a la tozudez de los hechos. Y los hechos son que, aunque se exagera la violencia palestina -incluída la interna, entre ellos mismos- y se minimiza la violencia israelí, la violencia sigue siendo la constante, alimentada por el fundamentalismo judío y la intransigencia palestina (obsérvese que hay más fundamentalistas judíos que fundamentalistas islámicos en la zona). La lógica de la aritmética política no permite muchas escapatorias en Israel y la lógica del poder no ayuda mucho a un acuerdo pacífico entre Hamás y Al Fatah y, por tanto, ambas lógicas se retroalimentan con la lógica del enfrentamiento entre ocupantes y ocupados.
Eso sí: la atención ahora está en Irán en lo que parece una no del todo exitosa campaña de intoxiación del tipo "revolución naranja", ahora "verde", contra el régimen islámico iraní que, una vez más, habrá que decir que es mucho más democrático que el de Arabia Saudita o incluso de Kuwait y nadie dice nada. Pero en la vieja Filistea la gente sigue muriendo de manera salvaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario