jueves, 4 de junio de 2009

Otra nacionalización

Ya se sabe que hay nacionalizaciones buenas y malas. Las buenas son las que hacen los nuestros (por ejemplo, la de la General Motors); las malas son las que hacen los otros (por ejemplo, la de un canal de televisión venezolano).
A pesar de que el limbo católico, después de siglos de existencia, ha desaparecido misteriosamente, hay también nacionalizaciones que se encuentran en el limbo. Por ejemplo, la producida en el Perú donde el gobierno se ha hecho con un canal de televisión importante, Panamericana Televisión. Siguiendo el ejemplo de la General Motors, la nacionalización es, casi por definición, temporal: ambas serán devueltas a la propiedad privada cuando se den las condiciones objetivas para ello. 
No se puede decir que está bien, porque sería decir que Chávez hizo bien en Venezuela. Y no se puede decir que está mal porque Alan García es uno de los nuestros, es decir, pro-estadounidense al estilo de Uribe y Calderón, conformando los tres el "eje del bien" latinoamericano que, en un ejercicio de la "longue durée", se puede hacer coincidir con los centros principales durante la colonia española.
No haría falta decirlo: las respectivas oposiciones son contrarias a dichas nacionalizaciones. Por principios inalienables que nada tienen que ver con la respectiva coyuntura política y la correlación de fuerzas.
Buscar "derechas" e "izquierdas" en términos generales y en estos asuntos son ganas de perder el tiempo. ¿Quién dijo que nacionalizar era de izquierdas?¿No recuerdan que el episodio más espectacular de nacionalizaciones en España lo llevó a cabo Franco en los tiempos del INI?

No hay comentarios:

Publicar un comentario