lunes, 1 de junio de 2009

Nacionalizaciones

Es, para algunos, un día histórico. Nunca mejor que hoy "los intereses de los Estados Unidos son los intereses de la General Motors y viceversa". Porque hoy la GM se ha declarado en bancarrota a lo que hay que añadir que el gobierno federal pasa a ser propietario del 60 por ciento de las acciones. Como el gobierno canadiense poseerá el 12 por ciento, no estamos ante una nacionalización convencional. Pero es una nacionalización, se llame como se la quiera llamar para ocultar las vergüenzas, vergüenzas que, en mi opinión, incluyen las triquiñuelas legales utilizadas para la declaración. 
En todo caso, tendrá que cerrar varias de sus fábricas (es decir, más desempleo en los Estados Unidos y no sólo allí ni sólo ahora) mientras que Opel ha intentado sobrevivir divorciándose no sin problemas políticos y económcos en Alemania.  Y tragedias personales en el tono que cuenta Michael Moore.
Ahora los que defienden el mercado son los competidores de GM. Natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario