martes, 16 de junio de 2009

La culpa, la prensa

Es frecuente achacar a la prensa la falta de información que tienen los demás ciudadanos, cosa de la que se excluye el autor de tal denuncia, lo cual es curioso.
Hablando de asuntos remotos, como es el del Irán, "se sabe" que la prensa, incluso la "progre", está deformando los datos. Así, por ejemplo, se afirma que los medios estadunidenses están dando por cierto que ha habido fraude sin presentar prueba alguna. Cosa que leo a pocos minutos de ver en el Washington Post un titular en el que se afirma que hay indicios de fraude (siempre los hay, incluso en las intrascendentes elecciones europeas en España) pero que no hay pruebas fehacientes.
Claro que hay campañas de intoxicación, globos sonda, intentos de distraer la atención y grandes mentiras en los medios, plantadas por los mismos, por los anunciantes o por la clase política que alquila periodistas (nunca los compra). Pero de ahí a negar la posibilidad de estar informado hay un largo trecho. ¿De dónde, si no, obtiene la información el que afirma que los medios manipulan? ¿De un medio que no manipula, es decir, afín a las propias deformaciones ideológicas de la realidad?¿Directamente de la realidad real cuando se encuentra a miles de kilómetros de lo sucedido o sin posibilidad de acceder a la observación directa? ¿O simplemente compara lo que dicen los medios con lo que él/ella piensa que debería decir, sea o no sea cierto? La respuesta, en próximos capítulos (cosa que, como se puede suponer, es falsa). De momento, vaya la viñeta de Mcfly en el Información de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario