martes, 30 de junio de 2009

El Islam imaginado

No soy un islamólogo ni me las doy de tal. Pero me asombro cuando los que se las dan de tales hacen afirmaciones como las que soltaba un reputado estilita (por lo de la columna, no por su austeridad, que desconozco) el pasado 27 en el reputado El País. Vayan algunas de sus frases:
"La distinción entre islamismo y terrorismo no debe hacer olvidar la vocación violenta del primero cuando una vez logrado el poder se ve amenazado"
Vale. Por lo menos islamismo y terrorismo no son la misma cosa... pero tienden a serlo cuando el partido islamista ve que puede perder el poder. Sea.
"Irán es el mejor ejemplo: no cabe desde el islamismo -otra cosa es el Islam- dar vida a un auténtico régimen democrático"
Pues ya no lo tengo tan claro. Ni que Irán sea el mejor ejemplo de que el partido islamista recurra al terrorismo cuando puede perder el poder ni que el caso de Irán sea un ejemplo de lo difícil que es para el islamismo generar un régimen democrático (auténtico, por supuesto, aunque no se sabe qué es eso de auténtico -a la italiana? a la colombiana? a la saudita? a la paquistaní?-). Hay que repetirlo: no hay democracias perfectas, pero Irán es más democrático que muchos países que no tienen mayoría islámica ni tienen partidos que se refieren al Corán y a la sharia como fuente de legislación. A todo esto, ¿habrá que expulsar a Turquía de la OTAN? Al fin y al cabo el partido gobernante podría verse amenazado y, dado su islamismo, no tiene pedigrí democrático para pertenecer a la Alianza. No digamos a la Unión Europea, según este argumento tan elaborado. Pero sigamos.
"Y tampoco puede ser olvidado el papel de la cosmovisión islamista, y en particular de su satanización de Occidente, a la hora de engendrar conciencias yihadistas"
Es una afirmación gratuita. Nada la prueba excepto la contundencia con que la afirma el estilita. De entrada, los primeros ataques suicidas no fueron producidos por personas adscritas al Islam. Fue en Sri Lanka. Tampoco en la India muchos de los ataques terroristas han sido producidos por musulmanes. Pero es que, si hemos de hacer caso a lo que dicen los servicios de inteligencia británicos, el papel de la religión en los ataques terroristas es más bien limitado y, en muchos casos, prácticamente inexistente. Está en la mente del escritor el papel engendrador de Guerra Santa a lo Urbano II como se traduce yihad, que tendría que ser, caso de ser violenta, para la expansión del Islam.
Puestos a parafrasear se podría decir que
tampoco puede ser olvidado el papel de una cosmovisión como la del estilita, y en particular de su satanización del Islam (o el islamismo, no siempre distinguidos en la realidad), a la hora de engendrar conciencias islamófobas con encarcelamientos "preventivos" y detenciones arbitrarias (todo esto ya es mío, no del autor que comento, claro)
Que hay terrorismo practicado por musulmanes es evidente (y por católicos o hindúes) . Pero no se resuelve un problema (y más siendo tan grave como este) planteándolo mal. Incluso convirtiéndolo en un metaproblema: haciendo todavía más difícil la solución a base de confusiones y acusaciones sin fundamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario