domingo, 31 de mayo de 2009

L, U, V, W

El otro día era Jürgen Schuldt el que jugaba con las letras para explicar las distintas predicciones que se hacen sobre la presente crisis aunque él las aplicaba a los Estados Unidos. Voy a generalizar: 
L significa que nos hundimos y ahí nos quedamos. Cierto que, como siempre (y es válido para las siguientes letras), no todos se van a hundir ni todos se van a hundir de la misma forma. La desigualdad es el pricipio básico del funcionamiento del sistema mundial y de sus componentes.
U significa que nos hemos hundido, que vamos a estar un tiempito fastidiados allá abajo, pero que nos levantaremos y volveremos a las andadas. La parte baja de la U puede ser más o menos larga: mitades de 2010, 2012 o vaya usted a saber. Pero hay siempre una oscura noche para cada amanecer ed il giorno verrà.
V es la preferida por los optimistas que no pueden negar que nos hemos hundido, pero están convencidos de que vamos a recuperarnos, como quien dice, ya (recuérdese lo dicho a propósito de L: la desigualdad podrá ser incluso mayor en el futuro). En todo caso, estos de la V se pasan el día mirando hacia los "brotes verdes" que anuncian el fin del vértice profundo y el comienzo de la recuperacion.
Finalmente W es para los sofisticados: bajada (conocida), subida (probable), pero caída inmediata con su correspondiente subida. Demasiado complicado para mí, pero ahí está dicho.
Pero cuando ya creía que había recorrido el alfabeto relevante, me aparece una nueva posibilidad que me resulta simpática por dos razones. La primera es porque se sale del "paradigma" del alfabeto. Y la segundo porque tengo las mismas razones para creeérmela que las anteriores, es decir, ninguna, ya que sigo convencido de que nadie sabe suficiente como para predecir una cosa como la que tenemos delante. Esta es la forma y se presenta en el Financial Times


No hace falta dedicarle mucho tiempo para darse cuenta de que las consecuencias sociales, políticas y militares de cada una de las letras no son las mismas para cada una. Tampoco para este extraño dibujo. Chi vivrà, vedrà.

No hay comentarios:

Publicar un comentario