domingo, 5 de abril de 2009

Violencia sin conflicto

El caso de Pittsburgh me resulta paradigmático. Es un caso en el que la violencia se produce sin que existe ningún tipo de conflicto que hay que resolver. Unos paisanos (madre e hijo, para más inri) comienzan a discutir a propósito de un perro que ha orinado donde, según ella, no debía. No es que A y B persigan objetivos incompatibles o tengan intereses incompatibles. Simplemente, riñen, se insultan, no se gustan, se detestan, la madre llama a la policía harta del hijo, llega la policía... y mueren tres de ellos a manos del rifle del hijo que, si no he leído mal, también se lleva su ración de plomo en una pierna. De ser todo ello cierto, tenemos escalada, acción-reacción y pérdida de referencias por enfado mayúsculo a partir de un incidente minúsculo.
Por una vez, reconozco el papel que habría tenido una cultura de paz en un contexto como el que digo. Pero la cultura dominante es la cultura de la violencia. No había otra opción realista.
Y lo mismo con el vietnamita-americano que entra en Binghamton y se pone a disparar contra los inmigrantes que se encuentran en el recinto.
Pero el caso aquí es otro: Frustración, agresividad, violencia. Se puede intervenir en la frustración por el empleo perdido y se puede enseñar a no dirigir la agresividad contra uno mismo (depresión, suicidio) ni contra los demás trasformándola en violencia. Pero tampoco se puede decir que ahí hay un conflicto a resolver, transformar, transcender. 
A lo más, lo encontraríamos en el caso de Graham, donde un tipo mata a sus hijos y se suicida cuando se entera de que su mujer le deja por otro. Se podria recurrir a un conflicto (objetivos incompatibles), pero parece que también aquí sería exagerado.
Sí sabemos que la frustración, en general, va a crecer a medida que crece la crisis y que, por tanto, la agresividad también. Si eso va a llevar a más violencia (más suicidios y más agresiones), está por ver. Pero parece bastante difundida la idea de que es más peligrosa la crisis para estos asuntos que el supuesto "terrorismo internacional".
Pero ¿por qué no todos los que se encuentran en situaciones parecidas pasan a la violencia? Pues o porque dichas situaciones son desencadenantes de procesos personales que ya se arrastraban o los procesos personales llevan a reaccionar a unos de una manera y a otros de otra. Una banalidad. Pero que deja las cosas más complicadas que lo que gustaría para hacer cosa académica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario