jueves, 2 de abril de 2009

USA. - China

Dos interesantes artículos en la edición virtual de Foreign Policy recién colgada. Por un lado, se preguntan si la China no vaya a acabar siendo como los Estados Unidos y, por otro, si los Estados Unidos no se esté pareciendo a la China. Obviamente, se habla de los respectivos gobiernos.
Los Estados Unidos emergieron como potencia hegemónica después de la Gran Depresión que, a su vez, estaba relacionada con la Primera Guerra Mundial y llevaría a la Segunda. Sus gobiernos dudaron entre el aislacionismo o la mera búsqueda de sus supuestos "intereses nacionales" (es decir, añado, los intereses inmediatos de sus élites) y una visión más amplia sobre el mundo (es decir, añado, defendiendo los intereses a medio plazo de sus élites). 
La culpa de la mala situación era de los europeos, se pensaba, y el que la hace la paga. Al mismo tiempo, tenían capacidad económica y financiera para intervenir. Ahora la culpa de la mala situación la tienen los estadounidenses, se piensa, y el que la hace la paga. Al mismo tiempo, la China mantiene buenas tasas de crecimiento (aunque más bajas que las que ha tenido los últimos años), es la primera tenedora de bonos del tesoro estadounidense y, aunque su sistema bancario es muy opaco, parece relativamente a salvo de la que está cayendo fuera del Imperio del Centro.
El mundo no tiene por qué tener una potencia hegemónica siempre, sea la que sea (España/Portugal, Inglaterra, los Estados Unidos). Podría fragmentarse en un mundo "heptapolar" o multicéntrico si se prefiere. Y el que el actual gobierno de los Estados Unidos esté adoptando políticas parecidas a la del chino abonaría esta hipótesis.
No me extrañaría que el cambio se acelerase a medida que la II Gran Depresión avanza. Lo que, de momento, ha mostrado el G-20 es que el mundo ya no lo llevan sólo los blancos y de ojos azules y, encima, lo llevan mal, como ha dicho Lula. El mundo, efectivamente, cada vez es más multipolar y, como dijo Obama en su discurso inaugural, "hemos de cambiar con el mundo", de ahí su multilateralismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario