jueves, 30 de abril de 2009

Qué mide un Barómetro

He estado viendo el Barómetro del Real Instituto Elcano de este marzo-abril. Discutible, como siempre, ya que pregunta cosas que pocos conocen y, por tanto, los entrevistados disparan respuestas al buen tuntún. Mira que preguntar sobre la comparación entre la cumbre de Washington y la de Londres... ¿Qué interés puede tener la opinión sobre algo sobre lo que se sigue discutiendo? ¿Seguro que los que opinan saben de qué va el asunto? Y no digamos nada de la parte dedicada a Chávez: inefable. Y de la del liderazgo de los Estados Unidos: fantástica.
En algunas preguntas, además, el porcentaje de los que "no saben - no contestan" casi llega a un tercio de las respuestas. Preguntas raras y contestaciones raras. 
Como no estoy en el mundillo madrileño ni me interesa, no sé quiénes hacen este estudio. La empresa que encuesta tampoco la conozco, pero lo importante no es tanto quiénes dirigen la recogida de datos sino, sobre todo, quiénes redactan las preguntas. Y eso tampoco lo sé.
Sí sé que en algunas preguntas el porcentaje de los "no sabe - no contesta" casi llega a la tercera parte de las respuestas. Se trata de los casos en los que los entrevistados han sido algo más sinceros que en otras, en las que ha contestado lo que se esperaba que hiciesen. La prueba del algodón se obtiene cuando lo que se pregunta no es si creen que algo va bien o mal o está bien o está mal (que contestar es gratis) sino cuando se pregunta por una información concreta, por ejemplo, se pregunta por qué país tiene la presidencia de la Unión Europea en el momento de hacer la encuesta. Ahí no valen trucos: o se sabe o no se sabe (y hay motivos para haber seguido los líos de esta presidencia, con un gobierno patas p'arriba en su país y con un presidente dicharachero y no muy al gusto de los europeístas). Bueno pues esta fue la respuesta:


Pues eso: acierta una quinta parte y ya me parece una cifra elevada para el interés que suscitan las cosas del mundo mundial (y eso que la Unión Europea es algo cercano -y tan cercano!!!-). Por contra, cuatro quintas partes o son sinceros y dicen que no lo saben o dicen lo primero que se les ocurre y no aciertan (con lo que habría que descontar algunos aciertos casuales en el caso de ese 19 por ciento).
Sin embargo, no hay libro malo que no contenga algo bueno. Me ha interesado ver las palabras que los encuestados asocian con la palabra "globalización" y me ha interesado este otro dato:


Primero porque es fascinante de un 12 por ciento diga que hay principios universales y no hay principios universales a la vez. Eso es dialéctica y lo demás son cuentos. Pero, sobre todo, porque el grado de universalismo que manifiestan los españolitos encuestados es bajo: un 28 por ciento cree que hay principios universales (yo pensaría desde la declaración universal de los derechos humanos hasta la pretensión católico-universalista del Vaticano) frente al 55 por ciento, mayoría absoluta, que cree que cada pueblo (nación, religión, cultura, "raza", lengua, "etnia" o lo que sea) tiene sus propios principios. No sé dónde queda la jurisdicción universal que se arrogan los tribunales españoles que han perseguido a Pinochet o quisieron encausar a los invasores de Iraq o podrían ponerle un pleito al gobierno de Israel por lo sucedido en Gaza. Cada pueblo tiene sus principios y si quieren hacer la ablación del clítoris (según sus principios y su cultura, no tanto según su religión) pues nada que objetar. 
No hace falta que diga que estoy con la minoría: universalista de principios propios de cada pueblo.
Con esto quiero decir que tampoco esta perla esté bien resuelta y que si la pregunta está mal hecha (y lo está) las respuestas no tienen ningún valor. Ese "metro" del "barómetro" no sé exactamente lo que mide.

2 comentarios:

  1. gracias esta muy completa(Y)!!

    ResponderEliminar
  2. Pero no sé por qué han desaparecido los gráficos. Misterios de la informática.

    ResponderEliminar