martes, 28 de abril de 2009

Pánico, alarma, interés

Esto es lo que hay, según se ve en el Financial Times de hoy (para ver el gráfico completo, se pincha encima y ya está). Tenemos los casos confirmados y la proporción de población protegida por los antivirales almacenados. Obsérvese que en el caso de México se dan 146 muertes, de las cuales 20 son muertes causadas por la gripe porcina (las otras 126 supongo que son muertes que se sospecha tienen algo que ver, pero que todavía no se ha demostrado que tengan una relación directa con esta gripe; no creo que sean muertes puestas aquí de relleno, cosa que había pensado esta mañana escuchando la radio, que todas abrían con la noticia).



Ahora observe la fuente (en el gráfico, abajo a la izquierda). La OMS, vale. Noticias, vale. ¿Roche? Bueno, es la más interesada en que se genere una alarma (mejor si es pánico) porque su interés es vender Tamiflu, el antigripal.
El dibujo se las trae por otras razones: la foto es de "personal médico del hospital La Fe, en Valencia, España, donde está siendo tratada una persona con posibles síntomas de gripe porcina".
Anécdotas a un lado, hay una predicción que se puede hacer y que será prácticamente imposible confirmar: los pobres serán los más perjudicados por esta posible pandemia. De hecho, parece que los muertos en México tienen que ver con los que no tienen acceso a los cuidados médicos, marginales, excluidos, pobres. Y, en el caso de los Estados Unidos, serán los que ni siquiera tienen Medicaid y Medicare, es decir, los que no tienen ningún tipo de seguro médico ni ninguna cobertura de beneficencia. Pero esos datos no van a ser fáciles de obtener (el de no asegurados, sí; me refiero al de muertos por clase social).
Un artículo de Mike Davis en Sin Permiso termina así:
...el bosque, no los árboles: la fracasada estrategia antipandémica de la OMS, el progresivo deterioro de la salud pública mundial, la mordaza aplicada por las grandes transnacionales farmacéuticas a medicamentos vitales y la catástrofe planetaria que es una producción pecuaria industrializada y ecológicamente desquiciada.
Asombra, en efecto, que los intereses de algunas empresas grandes se hayan impuesto para NO evitar muertes mientras otras empresas se dedican a exaltar los peligros del "terrorismo internacional", mucho menos mortífero y desestabilizador que las gripes de origen animal.
Mientras tanto, una conversación con el médico de una empresa relativamente grande me ha dejado perplejo: no saben qué hacer con la que se nos viene, a lo más darán unos días de baja a los que vuelvan de México y sabe que los "medicamentos" de los que se está hablando (habla de Roche) no sirven para nada y nos los tragaremos por vía oral, intravenosa y hasta rectal si hace falta. 
Así que, una  vez más, lo interesante de este árbol de la gripe es el bosque del sistema mundial en que vivimos. Pero podemos seguir hablando del árbol lo que haga falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario