lunes, 13 de abril de 2009

No todo es darvinismo

Lo leí hace unos días en la última página de El País. Un supervivientee del Holocausto decía de sí mismo: "No soy un luchador, hago las cosas si se me presenta la oportunidad, pero si tengo que luchar las dejo".
Ya he contado que para entender nuestras sociedades hace falta considerar no sólo la lucha por la existencia (competencia) sino también la ayuda mutua, la solidaridad. La afirmación de este Siegfried Meir lo completa y, además, con algo que comparto con él y con Arquíloco: no vale la pena pelear, con tanto que se puede hacer sin necesidad de lucha. 
Encuentro admirable los que tienen que optar y, una vez lo han hecho, luchan por lo que han elegido. Pero soy de los que hago aquello que se me presenta como oportunidad sin tener que optar ni, mucho menos, luchar por aquello por lo que he optado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario