lunes, 27 de abril de 2009

Gripe porcina: no es cuestión de nombres

No ayuda mucho a resolver el problema, pero se discute si se debe llamar "gripe porcina" (como puede verse en todos los periódicos que he consultado -swine flu o swine influenza en inglés-) o "gripe norteamericana". El argumento lo esgrime la OIE, organización mundial de la salud animal, que explica que los cerdos tienen poco que ver con el asunto (mucho menos comer su carne, cosa que se ha prohibido en algunos países tendentes al prohibicionismo) y que si otras gripes se llamaron "gripe española"(1918-1919, de la que murió mi abuela a poco de nacer mi madre) o "gripe asiática" (1957-1958) por su origen geográfico, ésta también tendría que ser llamada por su origen geográfico norteamericano (el inicial Tratado de Libre Comercio, NAFTA). Que las otras gripes fuesen gripe aviar o aviaria (que se discutió cuál era la forma correcta de decirlo) no hacía al caso para llamarlas por su origen local. Pero es que en ésta hay varios casos en los que la relación con los cerdos es totalmente inexistente.
No ayuda en nada al problema ni, mucho menos, a la alarma que está sacudiendo a mis amigos que, en México, han visto suspender las clases en la universidad y no han podido ir a misa el domingo ni visitar museos y ven las calles de Toluca (Estado de México) vacías y vacíos los sitios de reunión. Como ha dicho Obama, con ese peculiar estilo de decir sin decir diciendo -me recuerda a Felipe González-, hay motivos para preocuparse, pero no para alarmarse.
En estos días (23 de abril) en que he recordado a Andre Gunder Frank, que fue mi amigo, en el cuarto aniversario de su muerte, tengo que recordar sus observaciones sobre el "nombre de la cosa". Él decía que llamáramos como llamáramos al sistema en que vivimos (sistema mundial, sistema-mundo, capitalismo, capitalismo avanzado, imperialismo, globalización, globalización neoliberal, post-capitalismo, sociedad post-industrial, sociedad líquida...) eso no comportaba particular información sobre cómo funcionan realmente las cosas. Llámese ordenador o computadora, lo que importa es saber a qué tecla hay que darle para archivar este fichero sin que se me pierda el trabajo. 
Cierto que llamarla "porcina", desde el punto de vista de los defensores de los animales no humanos, es introducir una lacra, un estigma en la dicha gripe (o influenza, pero ¿todavía no pandemia?). Y puedo comprender que los norteamericanos no deseen el baldón que los españoles llevaron con la gripe del 18. 
Pero si lo que se quiere es evitar que muera mucha gente, el tiempo dedicado a estas disquisiciones es tiempo perdido. No por ti (que me lees) ni por mí (que te escribo), sino por organizaciones cuyo objetivo es precisamente evitar que muera mucha gente. Tú y yo podemos no desearlo, pero no está entre nuestras competencias. En las suyas, sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario