domingo, 26 de abril de 2009

Crisis no, elecciones

El gobierno dice que la crisis es real, pero que se está abordando bien y que no se va a reducir el gasto social. La oposición dice que hay que acabar con el despilfarro y hay que reducir el gasto, porque la cosa es seria y no se puede afrontar con tanta incompetencia.
¿España? No, el Ecuador que hoy elige presidente y, por un lado, el actual presidente, Rafael Correa, virtual ganador incluso en la primera vuelta, sigue en sus trece y, por otro, Lucio Gutiérrez, ex-presidente por movilización popular, usa de la crisis para desgastar al gobierno y mejorar sus expectativas. 
Parece claro que si gana Correa en la primera vuelta, "les jeux sont faits". Si hubiese una segunda vuelta Correa-Gutiérrez, la cosa se pondría interesante: enfrentaría (como de hecho ya lo está haciendo) al perjudicado con el beneficiado de la "revolución ciudadana" que echó a Gutiérrez de la presidencia. Y se puede suponer (no he visto encuestas al respecto) que no todos los votos de los perdedores (Noboa, Roldós) irían a uno de ellos. Ni siquiera está claro que repitan opción electoral los "forajidos" que echaron a Gutiérrez (fue él el que los llamó así y, en un ejercicio de "black is beautiful", fue adoptado por las clases medias urbanas entonces movilizadas). Por cierto, Gutiérrez no es el único presidente que llega al cargo en el Ecuador pareciendo una cosa y después siendo otra bastante distinta. Creo que Correa es del mismo tipo. Y, si no, al tiempo.
Pero lo que me resulta digno de mención, porque tiene la misma lógica que otros países -incluyendo, claro está, a las Españas-, es el planteamiento del problema como si fuese local. Hoy el ex-presidente Aznar dice en un suplemento semanal de varios periódicos que si él hubiese seguido en el poder no se habría producido la crisis. Mica male. No comments. Eso es omnipotencia divina y lo demás son cuentos.
Cierto que los efectos de la crisis mundial no son iguales en todo el mundo ya que las condiciones de cada país aceleran o retardan los efectos de algo que ya es mundial. Es el caso de Francia, menos expuesta, según Sarkozy. Y cierto también que dependiendo de qué políticas se apliquen los efectos serán mayores o menores. Pero declarar con absoluta certeza que más gasto social o más austeridad son la receta milagrosa es mentir electoralmente: Correa, Gutiérrez, Zapatero o Rajoy. Palos de ciego, como decía Hobsbawm. Lo de Aznar es otra cosa: parece megalomanía.
No hablan, pues, de la crisis (de la que, diga lo que diga Aznar, no saben tanto como pretenden). Hablan de lo que les interesa: de elecciones. Presidenciales en el Ecuador, inicio de las europeas en España. Y, claro, el Partido Popular sabe que si hubiese elecciones generales en España, el Partido Socialista las perdería. Como las han perdido los gobernantes conservadores en Islandia
 y las ha ganado la izquierda. Por eso plantean las europeas como una primera vuelta de las generales: porque saben que las van a ganar y que va a haber un voto de castigo contra los socialistas. No es la derecha o la izquierda la que gana las elecciones, sino el gobierno el que las pierde. Pero no en el Ecuador. Luego algo tendrán que ver las condiciones locales. Sin las exageraciones delirantes de Aznar, pero las cosas son como son, lo diga Agamenón o su porquero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario