jueves, 26 de marzo de 2009

Internautas antiamericanos

A veces a uno le gustaría acceder a los datos completos para cruzar algunas variables. Este ha sido mi caso con una encuesta de Gallup en la que se concluía que los que más acceso tienen a internet son también los que muestran actitudes más contrarias a los Estados Unidos (sin entrar a definir si eso es ser contrario a todo lo estadounidense, ser contrario al actual o anterior gobierno o ser contrario a los comportamientos "imperiales" de sus élites gobierne quien gobierne). Aceptémolos "at its face value", por su valor nominal. Esto es lo que parece: la barra de verde claro (los que desaprueban el liderazgo estadounidense, que ésa es otra) va aumentando a medida que aumenta el acceso a internet medido por ese "índice". El 25 por ciento menos comunicado da un 17 por ciento de gente que desaprueba dicho liderazgo mientras que el 25 por ciento más comunicado da un 54 por ciento.

Visto desde otro ángulo, la diferencia entre los que tienen acceso a internet y los que no lo tienen en lo que respecta a la aprobación del susodicho liderazgo es también clara:


Un 55 por ciento de los que tienen acceso a internet (siempre en esta encuesta internacional) desaprueban ese liderazgo frente al 31 por ciento de los que no tienen acceso a internet. En cambio, 30 por ciento de los primeros lo aprueba frente al 44 por ciento de los segundos que, por cierto, también tienen mayor porcentaje de los que no saben qué contestar.
Se puede entonar aquí un bello canto a internet como fuente de información (al fin y al cabo, es la mía, mayoritaria sin duda respecto a las restantes fuentes). Pero hay un problema y viene en este gráfico:



¿Qué quiero decir? Pues que, gracias a internet, puedo dudar de que sea internet el factor a considerar en la aprobación o desaprobación del liderazgo estadounidense (otros diríamos "hegemonía"). El peso de Europa en el conjunto de los que tienen internet es tan fuerte que necesitaría desagregar los datos por continente para ver si es cierto lo de internet. Igual es una correlación como la que había en las Españas en los años 60 entre el número de cigüeñas y la tasa de natalidad por municipios: era tan alta que podía llevar a pensar que los niños los traían las cigüeñas, cosa que no parece muy probable, que yo sepa. En realidad, había una tercera variable que explicaba a ambas: rural/urbano, con más cigüeñas y natalidad en el contexto rural y menos en el contexto urbano (años 60, no ahora). 
No se fíe de lo que, aparentemente, dice una encuesta. Siempre hay que rascar para ver qué pueda haber debajo y eso no es tan fácil de hacerse si no se accede a los datos de base. Así que nos quedamos con la duda de si los niños los trae la cigüeña o no, de si es internet o el continente en el que se vive lo que hace responder de una manera u otra. 
Desgraciadamente, tampoco lo publicado nos dice cuántos en total, entre los encuestados de un centenar de países, rechazan el liderazgo de los Estados Unidos que, como indiqué hablando de Kosovo, es algo que los opinadores españoles no rechazan sino que aceptan como parte de la realidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario