sábado, 21 de marzo de 2009

Guerra dentro del Ejército (israelí)

Adapto el titular del New York Times que se refiere a los soldados israelíes que han hablado de serias violaciones del derecho de guerra y los derechos humanos por parte del ejército israelí en el reciente ataque a Gaza. Lo interesante no es que los soldados dijesen tales cosas y que trascendiesen a la prensa, tratándose del "ejército más ético del mundo". En realidad, no han dicho nada que no pudiese haberse imaginado. Lo que me ha interesado del artículo es que relaciona esas filtraciones con una pugna, dentro del ejército israelí, entre los "progresistas seculares" y los "nacionalistas religiosos" por controlar el ejército, columna vertebral de aquel Estado -y de muchos otros, pero que en Israel adquiere tonos más exacerbados-. No se olvide que todavía no se ha llegado a un acuerdo sobre el nuevo gobierno y que las bochornosas declaraciones tienen diferentes lecturas según en qué campo se sitúe uno: los "progres" las verán indicadoras de algo horroroso y los "nacionalistas" las verán como una prueba más de que el ejército ha hecho lo que tenía que hacer con esos desarrapados gentiles que se atrevían a enfrentarse con los designios de Yahweh, donante de dicho territorio a los judíos.
Hay, pues, intereses políticos que usan de percepciones más o menos religiosas para lograr sus propósitos. Sin duda que las religiones tienen un peso en la acción social, pero si los sentimientos religiosos se exacerban a propósito para lograr objetivos políticos, dudo mucho que la religión sea la causa principal. Pero nadie discute las atrocidades producidas por el ejército israelí en Gaza.
Por eso me resulta curioso que el diputado británico George Galloway, por muy discutible que sea su trayectoria, haya visto que el gobierno canadiense le ha prohibido la entrada en Canadá dado su apoyo financiero a Hamás. Según el ministerio de inmigración, aceptar la entrada de Galloway sería correr un riesgo para la seguridad nacional. Curioso si es así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario