viernes, 20 de marzo de 2009

Gobernantes mentirosillos

No me refiero a George W Bush que, como presidente, dijo aquello de que para defender al libre mercado tenía que saltarse las reglas del libre mercado, cuando lo que debería haber dicho es que para defender los intereses de "los de arriba" ahora tocaba saltarse las reglas del mercado como antes tocaba predicar el "menos Estado, más mercado". Son aquellos intereses los que cuentan, no la ideología, que es pasajera.
Pero también cuentan los intereses de los electores. Por muy "business politics" que sean, al final casi todos los países del G-20 (o del G-20+n) son democráticos en el sentido de que sus líderes y/o sus partidos se someten periódicamente al dictamen de las urnas. Por eso me resultaba raro que lanzasen aquellas soflamas a favor del mercado libre en su anterior reunión para afrontar la crisis. Ahora sabemos que mentían y que 17 de ellos (por ser benévolos) han puesto en práctica numerosas políticas proteccionistas anti-mercado: defienden, en el corto plazo, los empleos de sus electores sabiendo que estos no van a hacer análisis muy sofisticados y que, respectivamente, culparán a Obama o a Zapatero (aunque tal vez no a Berlusconi) por los efectos sentidos de la crisis en lo local. Así que a prometer libre mercado y a practicar proteccionismo. Si eso tiene el efecto perverso de agravar la crisis, el que venga detrás, que arree. Los políticos a lo suyo, que, los pobres, también tienen sus intereses: el poder. 
Pobre Maquiavelo si levantara la cabeza: vería a su Fernando el Católico como un aficionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario