viernes, 6 de febrero de 2009

Otra pirámide, ésta japonesa

Esta vez se trata de una estafa de 2.500 millones de dólares y siguiendo el esquema piramidal tipo Ponzi o Madoff. Se ha dado en el Japón. Un respetable ejecutivo de más de 70 años y una veintena de acólitos habrían "chupado" a los incautos que podían creerse que iban a recibir unos intereses del 36 por ciento y, además, doblar su capital inicial en tres años. Avaricia de todos e ingenuidad de algunos. Por un lado el "todos queremos más" y, por otro, la inmensa capacidad del ser humano para ser cegado por su ambición y convertirse en pasto de aprovechados de tal falta de sentido común. Si es lo que dicen, hasta yo habría visto que era imposible: no se pueden vender billetes de 100 euros a 50 euros. Añado que, estando en el grupo apropiado y sufriendo la euforia colectiva apropiada, igual también habría caído. Hagan lo que hagan algunos individuos concretos (seguro que hubo quien se dio cuenta y no cayó en la trampa), el caso es que el sistema funciona así, guste o no guste. Y esas son las reglas del juego con independencia del régimen político o de la cultura dominante en el país. Como hay corrupción en el MAS en Bolivia (el caso con YPFB) y con el chavismo y hasta en Cuba (que lo dijo Fidel y lo repitió Raúl). Es el mismo barco, con distintos camarotes.

1 comentario: