viernes, 13 de febrero de 2009

No mires la tele

Un reciente estudio llevado a cabo con adolescentes estadounidenses llega a la conclusión provisional (todas las conclusiones son siempre provisionales) de que dedicar mucho tiempo a la televisión trae consigo un mayor riesgo de sufrir depresión.
Se tomaron unos 4.000, se les hizo seguimiento, se vieron sus hábitos y se vio cuántos de ellos habían caído en la depresión (en sentido técnico, no en el de la "depre") en correlación con las horas dedicadas a la televisión. El uso de videojuegos, ordenata o radio no pareció que tuviese ninguna relación significativa con la depresión.
Se pueden dar por buenos los datos y decir que la televisión (sobre todo en sus anuncios) genera frustración. Frustración porque te muestra un mundo que no está a tu alcance, sea en películas y series con personajes ricos, famosos, sexuados, fuertes, heroicos, divertidos, ligones... sea en anuncios con todas las cosas que están a tu alcance... y nada de eso lo está realmente, uno cae en la realidad y la frustración genera agresividad y la agresividad se dirige hacia fuera (violencia) o hacia dentro (¡depresión!). Vale.
Pero los investigadores no van tan rápidos y añaden que no se sabe qué significa exactamente esa visión de la tele: si es soledad, si es aburrimiento, si es (añado) clase baja o familia desestructurada o desempleo o pobreza.  Y los investigadores tendría que añadir que no es posible generalizar sus resultados a la especie humana en su conjunto. Ver la tele no significa lo mismo en una parte y en otra del Planeta. Lo que vale para los Estados Unidos no vale para todo el mundo y viceversa. 
Ya se sabe: correlación no significa causalidad. Y si sólo se refiere a una pequeña parte del Planeta, puedo apagar este trasto e irme a ver la tele, que mi depresión no estará causada por haberlo hecho.

1 comentario:

  1. Es gracioso, torpemente gracioso. La televisión no esta hecha para apagarse, sino a costa del duro trabajo de alzarse del asiento. "On" o "stand by", proximamente desaparecera el "off"...denle tiempo. El estudio no habla del sujeto, inocente por supuesto... habla de la tele. ¿Como podemos hacer una tele que no cause depresión?¿Como hacemos un sistema que no se anule a si mismo? Por un momento el señuelo, se adormece, preocupa al predador. Ring, Ring... el pan, eso hace falta. A ver como lo resolvemos. Un dia los problemas se lidian, no los cuenta el del banco naranja, ni un un diario global (antes independiente...es que ya no lo es?). Yo por no levantame, no me siento ante la tele.

    ResponderEliminar