viernes, 20 de febrero de 2009

La crisis en dos folios

Se traducirá en La Jornada (México) a su debido retraso y ya lo contaré aquí (porque igual lo hicieron ayer), pero para los que no puedan reprimir sus ansias de saber y, ya puestos, ya sepan inglés, aconsejo leer el último comentario de Immanuel Wallerstein. Está aquí, es el 251, y es de lo mejor que he leído sobre la tantas veces mentada crisis. Si tiene razón, la seguiremos mentando muchos años y, si acierta, cuando pase este tornado no reconoceremos el mundo que tendremos ante nosotros o que tendrán ante si los supervivientes (he revisado las tablas actuariales para ver si mi esperanza de vida me da para ver ese "nuevo mundo" y no está muy claro). Pero como del futuro nadie sabe nada, lo interesante es que sobre los remedios para atajar, reducir y acabar la crisis tampoco se sabe mucho y lo que es bueno para unos (sabios y con base empírica) es malo para otros (sabios y con base empírica).
Lo mejor del artículo, el problema político de la crisis: los gobiernos van a tener que torear crecientes descontentos de sus ciudadanos y van a tener que echar mano de muy pocos instrumentos que han quedado a su alcance. Más o menos socialdemócratas (pero con muchos problemas), más o menos liberales (pero con muchos problemas) y una fuga hacia adelante a través de populismo: la culpa, los gitanos. Como en Roma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario