lunes, 9 de febrero de 2009

Eluana: imágenes y palabras

Los últimos datos, en italiano, los veo en La Repubblica de hoy, con todo el va y viene de decretos por vía de urgencia, súbito interés por las condiciones de una clínica y movilizaciones populares en una dirección o en otra.
Me escribe uno de mis gurus (italiano) y me hace ver un elemento del asunto: no se han visto imágenes de Eluana tal y como se encuentra ahora. Lo que se ve es cómo era hace 17 años, joven y sonriente. Cuando el padre pide que Berlusconi y Napolitano vayan a ver lo que hay ahora en la clínica, sabe lo que se está diciendo. Pero esa imagen no se ve y la sensibilidad de la gente es hacia la defensa de la vida de esa jovencita encantadora que aparece en la foto. Si la viesen tal y como está ahora (chapeau al padre por no haber publicado fotos de lo que hay en la cama ahora), tal vez la sensibilidad primaria cambiaría.
Evidentemente hay un elemento de sensibilidad primaria, no sometida al dictamen de la razón. Pero es que ese dictamen está dificultado, adicionalmente, por el uso malévolo de las palabras. Como se sabe, los contrarios al aborto se autodenominan "pro-vida" y los favorables al mismo lo son a favor de "la interrupción del embarazo". Las palabras forman parte de la sensibilidad. Se habla de asesinato (el Vaticano el primero) o se habla de eutanasia o del derecho a una muerte digna o del derecho a que no se prolongue innecesariamente una vida vegetativa (tal vez ya ni siquiera humana).  Hay un "vacío legal" que Berlusconi está dispuesto a rellenar a toda prisa y hay una serie de consideraciones sobre las características de la clínica que hacen pensar en manipulación lingüística o simple fraude de ley. Y hay un sentido de la piedad hacia el sufrimiento innecesario de Eluana y de sus padres. Son formas de ver la misma cosa, aunque etiquetada de maneras diferentes y acompañadas o no por la imagen apropiada.
Berlusconi, como decía ayer, "da al vulgo lo que el vulgo pide" una vez que ha sido convenientemente sensibilizado. Más allá de las imágenes y el vocabulario, lo que está en juego tendría que ser objeto de un debate algo menos contaminado por la sensibilidad primaria. Al fin y al cabo, eso formó parte del proyecto de la Ilustración, hoy en decadencia, a saber, someter al dictamen de la razón lo que nos llega por los sentidos. Ahora, en plena era audiovisual, lo que cuenta es lo que se ve, sea o no sea cierto. Y cómo se etiquete.
---------
Añadido al final del día: Eluana ha muerto. Definitivamente, duerme un sueño tranquilo y verdadero. Quiero ver qué hacen ahora los que han querido pescar en este río revuelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario