sábado, 31 de enero de 2009

The marketing of a President

Un elogio al márketing que ha hecho presidente a un desconocido y oscuro senador de trayectoria no muy discernible.
Y, como suele suceder en los excesos publicitarios con el envoltorio, algunos avisos a los que se lo han creído antes de abrir el paquete. En este caso, a los empresarios que se han creído que va a desarrollar una política social frente a la "business politics".
El primero es de BusinessWeek y el segundo de Forbes, nada antisistema ni uno ni otro, no se vaya a creer.
Sin embargo, Greg Palast dice que sí, que no se trata de un demócrata al que le gustaría ser republicano, sino que se está moviendo tan rápido que los republicanos no saben cómo alcanzarle. Por fin un "progre" que defiende a Obama y lo digo después de haber estado charlando con un colega y a pesar de ello amigo, "progre" entre los "progres", que conoce bien aquella política -no es estadounidense, pero tiene casa allí-, y que al principio estaba encantado con O y ahora echa pestes (y, como es de suponer, ha olvidado que estuvo encantado con el personaje, no con la persona, aunque persona, como se sabe, para los griegos clásicos era la máscara que llevaba el personaje. Quiero decir, encantado con el envoltorio sin entrar en el contenido). 
Mi problema es: al margen de la politiquería interpartidista, siempre vistosa y normalmente intrascendente -allí y aquí-, ¿hay tanta diferencia en el producto, una vez se le despoja del envoltorio? Hay, a lo que se ve, diferencias internas, aunque más cosméticas que radicales. Espero ver las diferencias en política internacional. Y estaría encantado de equivocarme una vez más. Sobre todo viendo las limitaciones económicas que tiene el nuevo presidente, la posibilidad de que comiencen a imprimir dólares de manera desaforada y la probabilidad de que el dólar caiga más, todo ello explicado por Óscar Ugarteche que, además de estar muy bien informado, escribe en castellano. Lo mismo digo del texto de Juan Torres López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario