martes, 13 de enero de 2009

Irán nuclear

El National Security Archive publica nuevos documentos recientemente desclasificados que muestran el interés que tuvo el gobierno de los Estados Unidos en que Irán llevase adelante un programa nuclear mucho más ambicioso que el que se propone el actual gobierno iraní. Eran los años 70, reinaba el Sha y las empresas estadounidenses se habrían embolsado una buena pasta en el negocio. Los argumentos de entonces eran sencillos: hay que prepararse para cuando se acabe el petróleo y haya que recurrir a otras fuentes; la nuclear es la mejor porque, además, tiene otros usos que no viene ahora el caso detallar. Los planes se vinieron abajo con la caída de la dictadura del Sha Palevi. 
Estamos a principios del siglo XXI, gobierna Ahmadineyad elegido democráticamente en elecciones limpias (con un filtro tan evidente en el terreno religioso como el filtro económico igualmente evidente en los Estados Unidos) y las empresas estadounidenses no se embolsarían la misma pasta ya que Irán tiene mejores proveedores y más baratos.
Por cierto, si el programa iraní es tan peligroso, si yo fuese latinoamericano, no honoris causa como soy ahora sino de verdad, me preocuparía por el plan nuclear brasileño. Se parece mucho al iraní y a pocos se les escapa que la élite brasileña tiene planes para ser potencia regional. 
Los documentos cuyo enlace incluyo al principio son aptos para historiadores y no aptos para depresivos poco entusiasmados con la especie humana. Para compensar, hacen recordar que la amenaza de un ataque estadounidense o israelí a las instalaciones nucleares iraníes parece que se pospone hasta nuevo aviso después de haber parecido inmienentes en el verano austral de 2007 y de 2008 según refirieron medios de toda solvencia. Todos nos equivocamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario