viernes, 23 de enero de 2009

Consejos financieros

Es para no fiarse y supongo que hoy los periódicos españoles lo traerán en algún sitio poco visible (al fin y al cabo, el que anuncia, manda y, además, los periódicos españoles de información general andan muy ocupados por un asunto intrascendente de espionaje político sucedido en un pueblo con pretensiones situado en la terrible estepa castellana). Lo que me ocupa es otra cosa: el cachondeo que se puede hacer de los sesudos servicios de estudios de los Bancos. En este caso se trata de uno de los mayores bancos europeos, el Santander, que pocos días antes de la sospechosa denuncia a Madoff por parte de sus propios hijos,  calificara los fondos del susodicho como "impecables". El cuento (que es de hadas) lo he visto en el Financial Times  y le da categoría de primera página.
El Optimal del Santander habría perdido más de 2.000 millones de euros en estas "impecables" operaciones que, como se dice en el artículo, igual es que ni siquiera se llegaron a llevar a cabo sino que fueron directamente al Ponzi. También se dice que el Santander debió de sospechar algo porque envió a un alto ejecutivo a hablar con Madoff y ver qué pasaba. El artículo añade que tal vez estas sospechas del Santander precipitaron la caída del esquema Ponzi que había montado el ciudadano benefactor de ong.
Hay varios puntos que me dan que pensar. Primero, si es que el Banco era tan ignorante como para meterse en un berenjenal como ese. No parece. Ha tenido algunas operaciones muy brillantes (vender todos sus inmuebles antes de que reventara la burbuja inombiliaria). Pero no lo descartaría. Segundo, que uno no tendría que fiarse de los informes sesudos, basados en profundo conocimiento del sector y, deseablemente, apoyados en cálculos matemáticos incomprensibles efectuados a partir de modelos econométricos muy sofisticados: impecable. Y tercero, me asalta la duda de si lo que hay en esto en una sencilla mentira de quien sabía que la cosa iba mal pero mantenía la línea oficial del partido (el mundo va bien y los fondos son impecables).
La más profunda desconfianza ante ese sector, que resulta ser el dominante y, a la postre, el responsable del crecimiento gracias a su creación (sic) de dinero a partir de los depósitos de los curritos como tú y como yo. El problema con la contracción de los préstamos no es sólo que ahogan a los pequeños (cosa que les tiene sin cuidado, dicho sea de paso), sino que no crean dinero bancario que es una de tantas mentiras/falsedades (según lo que uno sepa sobre el asunto) en las que se basa el funcionamiento del sistema mundial.
Lo del Santander es una anécdota más que flota en un mar de errores de predicción por parte de entidaades financieras, autoridades económicas, gurus empresariales y académicos varios. Que yo me equivoque en mis predicciones (que me equivoco), no tiene mayores consecuencias. Pero que se califique una inversión como "impecable", haya gente que se lo crea (es un Banco de acrisolada seriedad) , le dé su dinero y después resulta la cosa como "pecable", es otra cuestión. De hecho, ya hay un centenar de personas que en España y América Latina (de donde el Santander obtiene la parte más sustanciosa de sus beneficios) se están asociando para pleitear contra el Banco y su error de haber puesto sus dineros en algo tan "impecable" como Madoff. Otras fuentes hablan de 600. Pero, en todo caso, parece que la tónica es no hacer perder la fe. Y ya se sabe lo que es fe: creer en lo que no se ve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario