sábado, 3 de enero de 2009

2009: esperanzas y miedos

Un buen artículo que enumera 10 razones para tener esperanza en 2009 y 3 razones para estar horrorizados. Como buena estadounidense, resulta  un poco etnocéntrica en las esperanzas (algunas de las cuales no comparto), pero no se le puede echar en cara: cuando uno se va a otro país y se pone a leer su prensa, amén de tener dificultades para entender de qué se trata,  se da cuenta de lo etnocéntrica que es la propia prensa que magnifica trivialidades y dedica una líneas a asuntos en los que nos va la vida.  Todos somos etnocéntricos. 
Pero muy de acuerdo en sus horrores: desatención a la posibilidad de cambio climático, confrontaciones nuclares posibles (que, además, afectarían a lo anterior) y un mundo horrible de Mad Max, mezcla de pico del petróleo, catástrofes naturales, catástrofes económicas y otras lindezas.
El artículo me gusta por dos cosas. Porque enumera los temas y porque para cada uno (menos para el último) proporciona los enlaces en los que puede verse documentación adicional sobre el asunto. Sorry, en inglés. Una vez superado ese obstáculo, se lee en un momento.

2 comentarios:

  1. He aquí una de las razones por las que me parece nefasto ligar firmemente la universidad a la industria, llevando a los supremos altares lo de la investigación, desarrollo e innovación. Propio de pasmaos o de chorizos.
    Desde siempre se ha tenido presente (cuando así de ha querido) la importancia de asociar investigación y necesidades sociales. Como lo de los niños ingleses, que hablan inglés, pero en este caso sabiéndolo. Manda huevos (perdón) que ahora lleguen unos jilipollas (perdón) y con la jerga de los ESADE pretendan hacernos ver el mar cuando lo que nos enseñan es una charca. Y es cojonudo que los paletos iluminados del nuevo ministerio de la cosa nueva hayan sido sociatas. De la pana a Dolce y Gabana. Vale que la Universidad es un organismo rancio, pero han elegido para los cambios un momento y un modelo fantásticos, con El Becerro a parir de gastroenterítis pútrida.
    Y para acabar: en los hospitales del seguro hay filtros efectivos para evitar que los delincuentes se gasten el dinero público. Casi siempre funcionan.

    ResponderEliminar
  2. El comentario de Ishmael se ha traspapelado (si es que puede usarse ese término en este contexto sin papeles): iba dirigido al post sobre "corrupción médica" y lo comparto. Lo que se está haciendo con la universidad aprovechando que Bolonia pasa por Valladolid va en esa dirección y algunos jerarcas socialistas junto a electos cargos académicos han abundado en esa idea mercantilista... con los previsibles efectos que en el post en cuestión se comentan.

    ResponderEliminar