sábado, 6 de diciembre de 2008

Los muchos talibán

Cuando uno encuentra un artículo que le abre perspectivas inesperadas, lo menos que puede hacer es compartirlo. Este es de Anand Gopal y se publica en TomDispatch.
De entrada, no vendrá mal recordar que talibán es una palabra en plural de un singular, talib. Cierto que, una vez más, el Diccionario Panhispánico de Dudas, después de reconocerlo, acepta un  "talibanes" poco respetuoso con los de abajo que es lo que, cierto, se ha acabado imponiendo.
Pero no es ése el objetivo del artículo que recomiendo, sino el de hacer notar el simplismo con que se trata el asunto en los medios estadounidenses y, por tanto, en los españoles, bastante dependientes de aquellos (como este blog, dicho sea todo). 
El artículo está construido en términos temporales, haciendo ver cómo han ido surgiendo diversos movimientos, dispersos y enfrentados entre sí, a medida que el nuevo gobierno ha ido mostrando sus debilidades y sus corrupciones. Insurgentes, yihadistas, bandidos, señores de la guerra, bandoleros, narcotraficantes, policías en su tiempo libre son grupos que se entremezclan, muy heterogéneos ideológica y religiosamente. Clausewitz definía al ejército como "el pueblo en armas". Aquí también se trata del pueblo en armas, pero no de un ejército convencional sino de unos expertos en la guerrilla (invención española) en un territorio muy apropiado para ello.
Si no me equivoco, este tipo particular de pueblo en armas es novedad. El Ejército Rojo que acudió a Afganistán en defensa del gobierno comunista se vio enviscado desde 1978 a 1988, diez años en los que la geografía y la fragmentación de un enemigo feroz (y apoyado muy generosamente por los Estados Unidos), ganaron la guerra como ya la habían ganado contra el ejército colonial inglés al que venció en 1919, en la tercera guerra afgano-británica. Mucho hubieran tenido los ingleses que enseñar a los soviéticos y mucho tendrían que enseñar los soviéticos (o sus sucesores) a los nuevos invasores, sean de la OTAN bajo los Estados Unidos o directamente de los Estados Unidos. 
La "guerra de Obama", con la posible colaboración de otros países, entre ellos España, no va a ser muy diferente. Sólo hay un acuerdo entre las tres o cuatro facciones, a su vez divididas, con múltiples estrategias y diferentes legitimaciones de su actividad: expulsar a los extranjeros. Como pasó con los soviéticos y, antes, con los ingleses. La Historia no se repite ni en tragedia ni en comedia. Pero no estaría de más aprender de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario