jueves, 4 de diciembre de 2008

La crisis va por barrios

Estos son los resultados de una encuesta hecha esta primavera en los países que se indican. Se preguntaba cómo veían la propia situación económica. 
La India y Pakistán aparecen entre los que más respuestas positivas consiguen: muchos son los que ven su situación económica personal como buena, comparados con los que la ven como mala. Australia, Reino Unido, los Estados Unidos y, si me apuran, España, Francia, Alemania, la China, Polonia, Nigeria y México están en esa misma línea. Argentina es una transición: los que ven su situación como buena todavía son mayoría, pero raspando. 
Después vienen los que ven su situación como mala por encima de los que la ven como buena. Indonesia, Tanzania, Rusia, Suráfrica, Turquía, el Japón, el Líbano, Corea del Sur, Jordania y Egipto.
No sé qué contestarían ahora, cuando la histeria/historia de la crisis se ha difundido y la gente contesta más en función de lo que cree que debe contestar que en función de cómo van realmente sus cosas económicas.
Pero entonces había asuntos curiosos. No tanto en los que iban bien, básicamente países centrales o "emergentes", sino en los que tenían mayores porcentajes de que la cosa YA iba mal. Me hace pensar el caso de Rusia, Suráfrica y, sobre todo, el Japón. Los demás, son periféricos y, al perro flaco, todo son pulgas. Pero lo de Rusia no se explica por un supuesto "carácter nacional" pesimista, ni lo de Suráfrica por las secuelas del apartheid ni lo del Japón por las últimas boqueadas de su propia burbuja especulativa que se mezcla con la siguiente. 
Insisto en que una parte de las respuestas se debe a que el encuestado cree que "debe" contestar así. Pero no deja de ser curioso y da qué pensar. Por lo menos a mí, que me pagan para eso.
La misma encuesta da una tabla igualmente curiosa: la de las percepciones mutuas entre los encuestados de la India y los de Pakistán, lugar en el que puede producirse un enfrentamiento, no sólo por lo de Mumbai sino, sobre todo, por la disputa manpulable de Cachemira y la posibilidad de proyectar hacia el exterior los conflictos internos. Los de la India son reales (creciente desigualdad sobre todo). Los de Pakistán también (inestabilidades de diverso pelaje). 



Las visiones desfavorables del otro siguen siendo mayoritarias, aunque no pasan por su peor momento. ¡En particular en el Pakistán! Tal vez sirva para entender las manipulaciones a que son sometidas las opiniones públicas en ambos países. Tan manipulables como las de cualquier otro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario