lunes, 1 de diciembre de 2008

Interés nacional

Al presentar Obama a su "team of rivals", "dream team" de política exterior (secretaria de Estado, asesor de seguridad nacional, secretario de defensa) se ha comentado que en ese campo no se puede ser partidista, que lo que cuenta es una política de Estado, por eso elige a su rival, a un militar y al actual secretario de defensa bajo Bush II. No sé si es verdad que no se puede ser partidista en ese terreno: en España lo son todos. Y de un partidismo que echa para atrás. 
Con razón. No existen los "intereses nacionales" como si la nación fuese un todo homogéneo, sin clases sociales, sin "naciones" en su interior. Creo que tampoco existen las "políticas de Estado" como si el Estado fuese un todo homogéneo, sin peleas entre ministerios, sin connivencias variadas con empresas igualmente variadas, sin corrupción.
Por una vez, son los españolitos los que no mienten y no hacen el hipócrita y se pelean por la política exterior. El caso de los vuelos hacia Guantánamo es particular: desde el PP se hace énfasis en que es una irresponsabilidad airear secretos que afectan a la "seguridad nacional" (es decir, a la imagen de una clase política rendida ante la estadounidense y ajena a los más elementales derechos humanos) y se recuerda que bajo el primer gobierno de Rodríguez Zapatero se mantuvieron los vuelos. Más parece un ajuste de cuentas del grupo Prisa con el gobierno en forma de "lupara".
¿Que por qué los Estados Unidos son diferentes? Porque los partidos en liza NO son diferentes y representan a los mismos intereses más o menos imperiales: el nivel de vida de los estadounidenses no es negociable para ninguno de ellos y si para eso hay que ir invadiendo países, eso forma parte del "interés nacional" que se convierte en "política de Estado".
El sentimiento nacionalista es de lo más fácil de suscitar y manipular. Sólo que en España tiene sus problemas. Pero en los Estados Unidos, no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario