lunes, 17 de noviembre de 2008

Para ser líder de audiencia (o de lectura)

Un periodista estadounidense relata su experiencia profesional y analiza los medios que utilizan los "talk shows", los programas de radio con tertulianos y participación de la audiencia. El truco básico que detecta en los programas de éxito consiste en convencer a la audiencia (a los escuchantes) de que son víctimas de un poderoso enemigo y de que el medio mejor para defenderse del mismo es escuchar el programa y, eventualmente, participar en él. El enemigo puede ser un partido, una ideología, una persona, no importa. Lo importante es que el devoto crea que ahí hay un enemigo y que la radio le defiende porque contraataca al enemigo y porque fortalece al escuchante. 
Algunas tertulias radiofónicas españolas que escuchaba hasta el año pasado encajan perfectamente en este esquema (este año he decidido que mi salud mental está por encima de mi curiosidad de cotilla académico y la he borrado de las emisoras presintonizadas aunque sí que la escucho desde Malcocinado por cuestiones de un mínimo de variedad). Otras no encajan tan exactamente, pero el elemento del enemigo sí que aparece. Algunas (como la que he dejado de escuchar) incluso tienen varios enemigos a los que vapulean, insultan, ningunean, satirizan y pretenden machacar. Todo un espectáculo.
Este blog, para tener éxito,  tendría que tener un enemigo y darle caña continuamente para que los lectores se sintiesen a gusto y fortalecidos. Pasa con otros ¿Lo tiene éste? Sí, pero no sirve. El enemigo a batir es el engaño y se aplica al blog mismo donde, seguro, he trasmitido mis propias manipulaciones inconscientes, pero movidas por mi ideología, por mi falsa conciencia (todos tenemos algo parecido a una ideología, más o menos elaborada y libresca; no voy a ser yo una excepción y voy a estar libre de ver el mundo con mis propios sesgos y trasmitirlo). Así no hay quien tenga éxito. Reconocer que el problema es el color del cristal con que se mira son ganas de complicar la vida. Pero es que la vida es muy complicada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario