martes, 18 de noviembre de 2008

Mentiras, no errores

Un vigoroso artículo de Marc Ash sobre qué ha hecho ese gobierno que terminará el 20 de enero en los Estados Unidos. Recuerda algo que tendrían que tener bien presente los que quieran huir del engaño. Lo de Iraq no fue un cúmulo de errores ni el efecto de informaciones de espionaje de mala calidad. Se hizo sabiendo lo que se hacía y se hizo "cocinar" los informes de los espías hasta que su contenido coincidía con la decisión ya tomada. Los gobiernos mienten y aquél, mucho.
Ya puestos, los que conocen la zona (incluídos los viejos soviéticos que también intentaron invadirlo), saben que Afganistán puede convertirse en "la guerra de Obama" como Iraq fue la de Bush. Si Iraq ha sido un tremendo fracaso nacido de la mentira, Afganistán puede ser otro basado en el error. Al fin y al cabo, hay que darle los 100 días de rigor antes de afirmar que también ahí ha habido mentira.
Y no vendrá mal recordar que Rahm Emmanuel, jefe de gabinete de Obama, tiene relaciones familiares con Israel (su padre militó en el Irgun, el grupo sionista considerado terrorista por algunos), es judío practicante y tiene la doble nacionalidad israelí-estadounidense. No esperemos, por tanto, cambios en favor de la paz sino cambios a favor de Israel tal y como lo ven sus gobernantes, no tal y como lo ven muchos israelíes y, en concreto, el movimiento por la paz en Israel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario