jueves, 27 de noviembre de 2008

Los mil cortes

A los países del Norte en general y a su potencia hegemónica, los Estados Unidos, en particular les crecen los enanos. Son pequeños fracasos, pequeñas decisiones en partes muy dispersas del Planeta que, en la medida en que se van acumulando, pueden llegar a tener efectos catastróficos o, como antes se decía por parte de los marxistas de catecismo, producir un salto dialéctico de la cantidad a la calidad. Ahora los países del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) más el Ecuador han decidido dar los pasos para la creación de una moneda común, el SUCRE (Sistema Único de Compensación Regional). No se sonría. El euro comenzó como ECU, unidad de cuenta europea y hay propuestas para una ACU, unidad de cuenta asiática, para las transacciones entre países aliados económicamente al margen (o en contra) del dólar. 
No hace falta especular mucho para comprender el interés ecuatoriano por una moneda alternativa al dólar. La dolarización (el que la moneda corriente en el Ecuador sea el dólar estadounidense) pudo haber tenido efectos anti-inflacionarios, pero da a los Estados Unidos una capacidad de maniobra excesiva mientras deja a los ecuatorianos sin posibilidad de política monetaria (devaluaciones para mejorar las exportaciones, por ejemplo). El SUCRE (al fin y al cabo, es el nombre de la moneda ecuatoriana que precedió al dólar) puede ser una buena alternativa para que el país se des-dolarice. El presidente Correa no fue muy partidario de la dolarización y tal vez haya visto aquí una buena salida para cumplir con su propósito sin grandes traumas.
Pero si el proyecto llega a buen término, los Estados Unidos habrán perdido un pequeño apoyo más a la capacidad que tienen de imprimir moneda sin efectos inflacionarios ya que la demanda de su moneda excede con mucho a su economía. Ecuador, por ejemplo.
Entiéndase ahora por qué Ahmadineyad y Chávez, intentaron que la OPEP decidiese abandonar el dólar como moneda de transacción. 
Muy crudo lo va a tener Obama. Entre la herencia de Bush y el contexto internacional que se está alterando profundamente, lo va a tener difícil para satisfacer a los que le financiaron la pre-campaña, las primarias y la campaña propiamente dicha. Alfredo Jalife-Rahme e incide en la posibilidad del hundimiento del dólar (que podría ser sustituido por el "amero", moneda común con el Canadá y México y que explica el interés del Ecuador por salir del barco que se desvanece) y la balcanización de la Unión Europea. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario