lunes, 17 de noviembre de 2008

La guerra como engaño

Una página excelente por sus enlaces. Recuerda el lado más terrible de las guerras (véanse los enlaces a fotografías de algunos casos extremos, desde Hiroshima a la actualidad), algunas matanzas salvajes (desde las de aborígenes en Canadá hasta la que se está produciendo en Darfur) y buenas referencias a quienes se aprovechan de ellas. Porque esas cosas no se producen por el odio humano. De hecho, a los humanos nos cuesta matar a un semejante y hay que manipularles para conseguirlo (aunque, no hace falta decirlo, hay enfermos que disfrutan matando, pero son muy pocos y con ellos no se haría una guerra). Engañan los que no van a la guerra pero ganan económicamente o políticamente. Pierden todos los demás.

2 comentarios:

  1. Caray. Como desayuno es un poco fuerte.
    Ciertamente, ya está bien de q nos cuenten la milonga de tribus y etnias como causa de las guerras; cuando hay tanta gente enriqueciéndose con ellas...

    ResponderEliminar
  2. No era mi intención estropear un desayuno ;-) Pido disculpas.
    Pero me temo que es más real que algunas milongas con las que escondemos la dureza de las cosas. Y "amigo de Platón, pero más amigo de la verdad" o, para ser exactos, más amigo de huir de los engaños.

    ResponderEliminar