sábado, 8 de noviembre de 2008

La crisis desde la OMC

Pascal Lamy va a optar a su propia sucesión a la cabeza de la denostada OMC, la librecambista Organización Mundial del Comercio. Sea. Que lo disfrute con salud. Pero éste es su diagnóstico de la crisis que hace hoy en Le Monde

Elle trouve son origine dans la contraction excessive d'une sphère financière dont la dilatation avait été excessive. Elle a touché dans un premier temps les pays développés, puis les pays émergents. Elle va aussi affecter les pays les plus pauvres. C'est une crise d'ampleur totalement inconnue, donc dont la durée est imprévisible. Tout dépendra de la qualité et de la coordination des politiques publiques mises en oeuvre.
Desde su observatorio privilegiado, afirma que hay dos "agujeros negros" en la economía mundial: el financiero y el de las migraciones. Para éste es tajante: se había dilatado demasiado la esfera financiera y se ha contraído (curiosa forma de decir que una burbuja ha reventado). Y sus efectos se ha expandido de los ricos a los emergentes y de estos a los pobres, que es lo que está por venir. No hay modo, dice, de predecir su duración porque no hay antecedentes ni leyes que la expliquen. Todo dependerá, añade, de la calidad y la coordinación de las políticas públicas que se pongan en práctica. Me ha recordado al Obama de la rueda de prensa de ayer: todos saben que hay que hacer algo (defender a la clase media, coordinarse, aplicar políticas públicas -"anti-mercado", por cierto-) pero nadie sabe en qué consistirían. Lo que sí saben es que lo de "menos Estado, más mercado" hay que revisarlo y que el librecambismo tiene que ser atemperado por el intervencionismo. 
Pero, atención, "los muertos que vos matáis, gozan de buena salud".

No hay comentarios:

Publicar un comentario