viernes, 28 de noviembre de 2008

Bombay/Mumbai

Voy a especular como especulan los periodistas profesionales, es decir, voy a proyectar sobre un hecho violento espectacular (más de un centenar de muertos, centenares de heridos) las propias ideas sobre qué está pasando en el mundo.
De entrada, no me creo que haya sido Al-Qaeda por más que se diga que "tiene su estilo". Suena a residuos de una pasada campaña publicitaria para generar un enemigo de "Occidente" que unificara a los ciudadanos euro-estadounidenses bajo el liderazgo del líder máximo en su "guerra contra el terrorismo". Pero ese tiempo pasó. Al Qaeda creo que sigue existiendo, pero el uso que se ha hecho de su existencia y la manipulación a la que ha sido sometida parece que está en decadencia.
También me cuesta creer que hayan sido los paquistaníes como algunos altos cargos indios han anunciado con excesiva rapidez. Cierto que es una forma, semejante a la anterior, de arrimar el ascua a la propia sardina y conseguir unificar a la población india frente a un enemigo exterior. Pakistán claro que existe y es bien sabido que atraviesa una profunda crisis económica, política, cultural y militar y puede tener la tentación de proyectar sus problemas internos hacia el exterior para lo cual la disputa fronteriza con la India puede ser sumamente útil. Pero me cuesta creer que hayan sido los paquistaníes. Más me parece que es fruto de manipulación india el afirmarlo.
No tengo claro que se trate de una agresión xenófoba. Es cierto que parece que los ataques hayan buscado a estadounidenses e ingleses, a extranjeros en general, incluyendo empresarios y políticos españoles que se encontraban en los hoteles de gran lujo objeto de las bombas, los disparos y los secuestros. De pasada, añadiré la rapidez con que sólo algunos de los políticos han podido salir de la India que contrasta con la lentitud con la que han salido (o no han podido salir) otros. 
Mi prejuicio me lleva a pensar en una agresión clasista. Me explico. En esos hoteles se reune la alta burguesía india (no se olvide que hay varios indios entre las 25 primeras fortunas del mundo, según documenta la revista Forbes y he contado aquí más de una vez) y esa burguesía pertenece a la misma clase que la burguesía que les visita. La visión del problema en términos de razas, lenguas o nacionalidades es engañosa: son élites a escala mundial en un país que se está haciendo cada vez más desigual, en el que sigue habiendo masas de población en la miseria más absoluta, donde se producen suicidios masivos de campesinos ante su situación económica desesperada y donde, con algunas excepciones en algunos Estados de la federación india, la clase política practica el divisionismo por otros criterios. El Baratiya Janata es un partido hinduísta que hace de la religión un criterio divisor... que oculte la división, la brecha, que se está produciendo en un país que puede crecer al ritmo del 9 por ciento (nada de recesión por el momento) pero que tiene la característica de que esa media oculta que algunos se están enriqueciendo muchísimo más que otros mientras otros se está empobreciendo más de lo que lo estaban.
La violencia de este tipo puede tener objetivos. Políticos normalmente: conseguir llamar la atención sobre un asunto, intentar cambiar el comportamiento de una clase dirigente, dificultar las relaciones diplomáticas (es decir, económicas) con otros países como los Estados Unidos, Reino Unido o Israel... Pero también puede tener motivaciones ajenas al objetivo político, sea el que sea. Frustración, desesperación, angustia, exasperación, tormento, temor a la marginación o a la exclusión... 
Los pobres no suelen practicar esta violencia, pero la pobreza es un caldo de cultivo para que se practique. El miedo a la pobreza es mal consejero.
Sin embargo, hay algo que me hace dudar de mi propia especulación (que no es más que eso: especulación, pero yo lo reconozco). Y es lo aparentemente bien preparado, organizado y desarrollado que ha estado el caos. 
Nada de "choque de civilizaciones" ni de yihadismo, por más que aparezcan estos mujaidines, pero locales. Terrorismo local, pues, en mi opinión ignorante, pero con ayudas externas. El problema es de quién. Y no excluiría a nadie. Ni a los servicios secretos de los Estados Unidos. Y, si me apuran, visto qué ha pasado con algunos judíos en Mumbai, tampoco excluiría al Mosad, experto en producir inquietudes a los judíos que viven fuera de Israel para moverlos a emigrar a la Tierra Prometida y legitimar así la ocupación de nuevos territorios basándose en la "presión demográfica" (lo hicieron con Pamyat,  en Rusia).
Eso sí, en algunos periódicos españoles se mantiene la costumbre de llamar Bombay a la ciudad cuyos habitantes prefieren llamar Mumbai. Bombay les suena a la palabra usada por los colonialistas ingleses y por eso la rechazan. El argumento para usar Bombay en el sentido de que es la palabra que se ha utilizado habitualmente en castellano (supongo que es lo que dice el diccionario panhispánico de dudas) oculta el hecho de que se usó como colonialistas o asimilados sin pedir permiso a los habitantes "de raza inferior". Pero esa es otra historia.
(P.S. Veo que no soy el único paranoide que no descarta la hipótesis del Mossad o de los servicios secretos estadounidenses como involucrados en el asunto. Eso sí, son iraníes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario