martes, 21 de octubre de 2008

Vuelven los ovnis

El vasco Ignacio de Loyola decía aquello de "en tiempo de desolación, no hacer mudanza". Parece un buen consejo. Pero desde un punto de vista empírico y no normativo, se podría decir "en tiempo de desolación, fantasía". Es una de las forma de escapar de la desolación: imaginar cosas, mundos alternativos ("otro mundo es posible"), universos diferentes. No en vano me parece que van a volver las historias de ovnis, que andaban un tanto de capa caída. En el fondo, la misma mitología:

Una comunidad indefensa y desolada se ve atacada por fuerzas que la superan absolutamente hasta que aparece un salvador que, dotado de poderes extraoridinarios, consigue liberar a la pobre comunidad indefensa.

Podemos hacer variaciones sobre el mismo tema de Jesús de Nazaret salvando al mundo de la desolación del  pecado o Skywalker salvando a los oprimidos y desolados por el imperio del lado oscuro de la Fuerza. El mito del salvador es muy potente: Marx lo utilizó con el carácter mesiánico de la clase obrera desolada que salvaría al capitalismo y llevaría al mundo a la sociedad sin clases y sin Estado acabando con la burguesía. Y, aunque ahora viene con el aura de "documentos desclasificados", la mitología de los ovnis está en el mismo esquema: nos salvarán de nuestra desolación y serán nuestra mudanza, que diría el jesuita. Aunque me temo que no nos salvarán de nosotros mismos. Patriae quis exul se quoque fugit del viejo Horacio: quién, aunque esté desterrado y lejos de su patria, podrá huir de sí mismo. Y, como dice un colega citando a Obélix: "Están locos estos humanos" (y, académico, añade la fuente de su cita: última viñeta de La Cizaña).

2 comentarios:

  1. ¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?

    Mafalda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay que recurrir a los clásicos y Mafalda está entre ellas.

    ResponderEliminar