miércoles, 1 de octubre de 2008

Economía boliviana y ecuatoriana y crisis financiera

Aunque haya sido a través de La Razón, periódico de Prisa en La Paz, creo que me he hecho una idea de cómo va a afectar la crisis financiera estadounidense a Bolivia o al Ecuador. Este último ya tuvo su feriado bancario ("corralito" en Argentina) y lo que mis colegas pasaron fue tremendo. Pero no sé si su sistema financiero se verá afectado porque es una rama demasiado esotérica para que yo me aclare. Y todavía tiene que ser más esotérico en el caso del Ecuador porque su moneda es el dólar estadounidense y mi ignorancia no me permite saber si es bueno o malo que su Reserva Internacional de Libre Disposición que se supone es lo que "sustenta la dolarización del Ecuador" (nada, que no entiendo) haya aumentado hasta los más de 6.400 millones de dólares.
Pero hay cosas que sí entiendo en la medida en que la crisis financiera se convierte en crisis económica en los países centrales y afecta al consumo, la producción, el empleo. Ambos países exportan a los Estados Unidos un porcentaje muy alto de su comercio exterior, así que si se contrae la demanda USA, lo van a notar. En el Ecuador, en concreto, la mitad de sus exportaciones van a los Estados Unidos. Ambos países son petroleros, así que si baja el precio en dólares, mala cosa para ambos y peor (me parece) para el Ecuador. Y después están las remesas de los emigrantes, una partida importante de la balanza exterior de ambos países. No parece impensable que si cae la actividad en los países centrales (Estados Unidos, sí, pero, para los casos que nos ocupan, también España) y se comienza a poder enviar menos dinero a casa o incluso se "devuelven" emigrantes, la cosa tampoco les va a afectar en lo positivo. En este sentido, las propuestas ecuatorianas para el retorno de migrantes más parecen un brindis al sol: trayendo menos dinero en los bolsillos y encontrando menos exportaciones en el propio país, es decir, menos empleos, no sé yo si van a servir de mucho las cosas hermosas que dice la nueva Constitución sobre los migrantes (la secretaría presidencial para las migraciones editó, en plena campaña electoral, un hermoso ejemplar de la Constitución entonces a votación subrayando el apoyo y la importancia de los migrantes: propaganda electoral gubernamental me pareció).
Nadie parece estar libre de esta plaga de langostas del "efecto jazz", como malignamente ha llamado la presidenta argentina a lo que está sucediendo en los Estados Unidos y, por tanto, en el mundo.
(P.S. Un posible efecto negativo adicional: la desinversión)

No hay comentarios:

Publicar un comentario