miércoles, 24 de septiembre de 2008

Soy boliviano

El vicecanciller boliviano ha hecho declaraciones de protesta, que se suman a las del embajador boliviano en Argentina,  al saber del uso peyorativo e insultante que se ha hecho de "boliviano" en Argentina ("bolitas" es el término racista que se usa allí). Cierto que el asunto al que hace referencia la queja tiene que ver con el fútbol y ya se sabe que no es el deporte en el que las buenas maneras y la educación tengan prioridad. Más bien es el lugar en el que se desfogan los racismos y las xenofobias de los descerebrados que pueblan los grupos de hooligans, tiffosi, hinchas y demás ralea. Pero lo de "bolitas" es cotidiano. Y rechazable. Me declaro, pues, boliviano, aunque añado que es igualmente rechazable el uso peyorativo e insultante del término sudaca en general y argentino en particular para referirse a alguien engreído, atorrante, hiper-competitivo, hinchador de currículum, chulo, de Ego hinchado y desconsiderado. Sucede en España.
Es, una vez más, un caso de percepción según desde dónde estás mirando las cosas. Algunos miembros de mi familia ecuatoriana se me han quejado del trato que, en algunos contextos, se da a los ecuatorianos en España. Les he contestado que sí. Que es rechazable. Tanto como el trato que, en algunos contextos, se da a peruanos o colombianos en el Ecuador. No se justifica en ningún caso. Pero en ninguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario