miércoles, 24 de septiembre de 2008

No den ideas

Oscar Fernandes, ministro del Empleo en el gobierno central de la India, ha reaccionado ante el linchamiento del director general de Graziano Trasmissioni India diciendo que debería servir de lección a los patronos para que traten mejor a sus empleados. La decena de personas que abatieron al jefe habían sido despedidos. Estas ideas del ministro han levantado una gran polémica que no la hubiera levantado si el problema hubiese sido el de accidentes laborales mortales producidos por mala gestión del director general o despidos masivos producidos por mala gestión del director general. Eso está dentro de las reglas del mercado (o de lo que quede de él): el débil es débil y, por tanto, vulnerable física y laboralmente. Y al fuerte, todo le está permitido.
Lo que hicieron los linchadores (no hace falta que reitere mi rechazo a tal tipo de comportamientos violentos) fue violar una ley no escrita y que es la ley de la selva. Hasta ahí podíamos llegar: que las gacelas se comenzasen a comer a los leones.
Para que conste en acta un aspecto más del asunto, no deja de ser espectacular que el FBI haya empezado a investigar los dichos y hechos de algunos de estos leones depredadores que han llevado al sistema financiero internacional y, con él, a la economía mundial al cuello de botella en que se encuentra.
(P.S. Al día siguiente, 25, Le Monde se ha hecho eco del linchamiento)

No hay comentarios:

Publicar un comentario