domingo, 7 de septiembre de 2008

Madres solteras

Mala cosa es para el presente, pero peor para el futuro, el que, en los Estados Unidos, la mitad de los nacimientos de madres menores de 30 años sea fuera del matrimonio, es decir, que se trate de madres solteras. El problema no sería tal (pasa en los mejores países) si no fuese porque el cuarenta por ciento de estas madres solteras son pobres o cercanas a la línea oficial de la pobreza establecida en su país. El reportaje da también la fuente, pero no me he puesto a husmear esta última.
Madres solas, sin estudios, sin trabajo, viviendo de la asistencia pública son una situación deplorable. Pero hay motivos para preocuparse de qué va a suceder con sus hijos, en qué ambiente serán educados y qué tipo de oportunidades van a encontrar. Primero, porque la pobreza es un círculo vicioso: salud, educación, cultura, capital humano, relaciones, casa, barrio, todo trabaja en su conntra. Claro que se puede salir de la pobreza, pero es más fácil salir de la riqueza que salir de la pobreza. Para dejar de ser rico, basta con proponérselo. Pare dejar de ser pobre, la cosa es algo más complicada. Segundo, porque genera demandas de servicios sociales para los que los gobiernos no están dispuestos a proveer. Tercero, porque genera una "sub-clase" ("underclass" para la sociología estadounidense, Lumpen Proletariat para el marxismo) que, a su vez, genera reacciones en la "sufrida clase media" que pedirá "ley y orden" y eso es lo que le faltaba a un país con tentaciones fascistoides de vez en cuando (Cuidado: no es idea mía sino que la encuentro en autores estadounidenses).

No hay comentarios:

Publicar un comentario