lunes, 8 de septiembre de 2008

Economía: las barbas de tu vecino

Me fío de los juicios de Paul Krugman y eso que le dieron un premio Príncipe de Asturias, que no suelen ser muy certeros en el campo de las ciencias sociales. Publicó ayer una columna en su periódico habitual (el New York Times) muy clarificadora sobre la nacionalización de Fannie y de Freddie. El Christian Science Monitor daba hoy este gráfico:

Recuerda Krugman que cuando la crisis inmobiliaria-financiera del Japón de finales de los 80, tanto él como Bernanke trabajaron para ver qué se podría hacer si tal cosa sucedía en los Estados Unidos y eso que Greenspan declaró que era "poco probable" la cosa. La cosa, dice ahora Krugman, es peor que la Gran Depresión: sin ir más lejos, los precios de las casas han caído más rápido ahora que entonces y sólo hay que ver cómo está subiendo el desempleo como para darse cuenta de que la cosa es seria. 
Lo del Japón es algo que algunos, sin ser economistas, veníamos diciendo hace ya tiempo. Aquello fue una burbuja, loca como todas las burbujas, y cuando reventó se llevó por delante buena parte del hasta entonces boyante sistema financiero japonés. Antes del "reventón", había varios bancos japoneses entre los diez primeros del mundo. Ahora creo que sólo hay uno. 
Lo que estaba pasando en los Estados Unidos se veía venir. De hecho, antes de todo este lío presenté algunas páginas en clase en las que se planteaba el problema de la burbuja.
En España también se podía haber dicho lo mismo pero la ingenuidad capitalista consiste en creer que la curva exponencial puede ser eterna y, si no lo creen, en pensar que mientras uno pueda conseguir el beneficio inmediato, lo que venga detrás ya se verá.
Krugman es muy claro: se está perdiendo la guerra contra la crisis económica en los Estados Unidos.
So yes, the Fannie-Freddie rescue was a good thing. But it takes place in the context of a broader economic struggle — a struggle we seem to be losing.
Y el problema de España es que ha tenido la misma burbuja, el mismo lío financiero todo ello autóctono, pero con un sistema económico muy uncido al carro de los Estados Unidos. Si allí están perdiendo la batalla, aquí ni te digo. Malas perspectivas, pues, para la economía española y peores para el Partido Socialista en el gobierno. Porque, aunque haya ganadores y perdedores, la cosa va para largo y el electorado castigará al gobierno por lo que no ha sabido, podido o querido hacer. De hecho, entre los posibles ganadores por la nacionalización están los candidatos republicanos: sus perspectivas habrían sido peores de no haberse producido la nacionalización. 
Ahora queda por ver qué nacionalizaciones se producen en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario