lunes, 8 de septiembre de 2008

Chrome

Uso el correo de google, recibo los recortes de prensa de su "reader", llevo la agenda en común con otras personas a través de google, el blog es obvio que es blogspot, miro de vez en cuando los lugares de mi memoria con google earth y acabo de pasarme al navegador de google, chrome. Se descarga en un momento y me permite pasar de una cosa a la otra con mayor facilidad que cuando el navegador era mozilla.
Sé bien que el "gran hermano me está mirando". Claro que sí. Pero no soy un tipo importante cuyas peripecias puedan tener interés para el Gran Hermano. Además, con Echelon y otras herramientas, la posibilidad de tenerme totalmente vigilado en caso de ser importante es enorme. Y como han demostrado los hackers profesionales, no hay ordenador que se resista a un buen ataque, con o sin chrome. Con o sin chrome, lo que no quiera que se sepa, mejor que no esté en el disco duro. Es decir, que si está en el archivo central de google (como antes tenía algunas cosas con el synchronizer de mozilla), la diferencia es que pueden cotillearme con más facilidad. La diferencia es de grado.
Me preocupa algo más el que, al final, todas mis cosas informáticas dependan de google, es decir, de una sola empresa privada. Algo me da mala espina, como en tantas otras cosas. Pero mi rasgo paranoide no da para más ni me inmoviliza.
Sin embargo, vistas mis reticencias y visto cómo las supero, no por ello dejo de ver lo que se está diciendo al respecto. Me ha interesado esta noticias sobre la Oficina Federal (alemana) de Seguridad de la  Información. Como no leo alemán, he visto la noticia que daban sobre la noticia, así que tómese con cautela.

La cosa es, obviamente, sobre la seguridad y aconseja no usar Chrome para propósitos profesionales, más allá de ver cómo funciona y qué prestaciones añade a los navegadores que había hasta ahora. 
No es bueno el monopolio, aunque es la tendencia natural del capitalismo que, como sistema, detesta al mercado y todavía más al mítico formado por infinitos ofertantes e infinitos demandantes, todos ellos con información completa y con total libertad para elegir. Como dice la nota que cito, lo de google suena a déja vu, a Microsoft, sólo que google va a tener incluso su propio satélite para fotografiar la Tierra. La diferencia está en que el beneficio no lo obtiene de la venta de software sino de... ¿qué? Anuncios, cierto. Y venta de información, supongo, aunque la lectura de los términos del contrato con chrome no acaba de dejarlo claro. 
Simultáneamente, hay quien ve en chrome un indicador de cómo están cambiando las cosas: se acabó el escritorio, entra el navegador, el browser. Lo que se vende no es software sino otra cosa que habrá que ver qué es.
Total, que lo he puesto, que sé los riesgos que corro, pero no creo que la cosa, en mi caso, llegue más allá de saber que leo periódicos de varios sitios, que me escribo con gente muy variada y ninguna sospechosa de delinquir y que tengo una agenda bastante tranquila. Si eso les permite conseguir su objetivo (que es la acumulación de capital o la lógica del beneficio), pues qué le voy a hacer: también pasa lo mismo con lo que compro en la gran superficie cuando estoy en San Juan o cuando pongo gasolina al coche o pago el recibo del adsl. Decir que uno puede salirse del sistema muestra ignorancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario