viernes, 22 de agosto de 2008

Muerte en Afganistán

De vez en cuando me dejo caer por Granma, órgano de Partido Comunista Cubano, pero no lo sigo de manera sistemática. Sinceramente, no me interesa. Pero de vez en cuando viene bien una cura de deshabituación y me ha venido por casualidad, porque sólo por casualidad he caído en Prensa Latina, la agencia de noticias cubana, a propósito de los últimos muertos en Afganistán, 76 afganos y 3 canadienses, estos últimos más noticia en nuestros medios que los 76. Ya sé que lo cuantitativo no es tan importante (debe de serlo a tenor de la cobertura que se le está dando a la tragedia de Barajas -153 muertos- o a los ataques en Islamabad -78-). Pero la asimetría es fascinante: en hechos y en tratamiento. Así que vayamos a Prensa Latina.
El titular es perfecto:
Ataque aéreo de Estados Unidos asesina a 76 civiles afganos
Por lo que cuentan ellos e incluso otros medios pacatos, lo de "asesina" es correcto. Un ataque indiscriminado es un asesinato, aunque se esté en guerra o, peor, se esté en misión de paz, como están también españoles, franceses, canadienses y otros pacifistas. El despacho se cura en salud y cuenta que,
Sin embargo, como siempre acontece, un parte de guerra del mando del Pentágono informó que su aviación perpetró bombardeos contra el distrito de Shindand, en la provincia de Herat, donde perdieron la vida 30 supuestos insurgentes afganos.
Se trataría de un ataque "perpetrado" contra "insurgentes". Lástima que hayan muerto tantos niños a decir del gobierno afgano:
"76 personas, entre ellas 19 mujeres, siete hombres y el resto niños de menos de 15 años"
Cierto que la objetividad total es imposible, pero este despacho no oculta tanto la realidad como los supuestamente objetivos que no dejan ver los árboles, de tanto bosque que tienen montado.
Eso sí, la CNN.com da las dos versiones también: la de los 30 insurgentes o los 76 civiles. El Herald Tribune titula con la versión de las autoridades afganas dándola como tal. Pero nadie habla de "asesinatos", sino de cosas que suceden por ahí.
(P.S. El País, inefable, titula al día siguiente, viernes 23, "Una supuesta matanza de civiles enfrenta a Kabul y EE UU". El titular es un poco diferente al de Prensa Latina. Pero acierta. No por lo de "supuesta" sino por enfrentar a Kabul (una ciudad) con EE UU (un país). Claro que se refiere a los respectivos gobiernos (es el modo de hablar), pero acierta refiriéndose al (gobierno de los ) EE UU y al (gobierno de ) Kabul y no de Afganistán: la ocupación de Afganistán es tan chapucera que Karzai, su aparente presidente, sólo controla la capital, es decir, es como un alcalde de Kabul. El resto del país es un caos en el que, como es sabido, se ha disparado el cultivo y exportación de amapola a niveles superiores a la ocupación, y la violencia ha aumentado por encima de aquellos. ¿Al Qaeda? En Pakistán, a lo que parece, si es que tiene sentido preguntarse por dónde está una red tan difusa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario