jueves, 28 de agosto de 2008

Metaconflicto

Las fuentes explícitamente hindúes y las explícitamente católicas difieren en los detalles y en las propuestas para detener la violencia en el distrito de Kandhamal, estado de Orisia, al este de la India (sólo rezando parece que no es lo más apropiado; practicando la noviolencia activa a lo Gandhi, sí).
Lo que sí se sabe es que ha habido muertes por ambos lados, hindú y católico, aunque la cuantificación difiera o se minimice. Es probable que la mayoría de bajas (10) sea de católicos, según el corresponsal del New York Times a partir del asesinato de un líder hindú que tal vez no fuera abatido por cristianos sino por maoístas, pero eso ya no importa. El papel jugado por el Partido Popular Indio (Baratiya Janata Party) tampoco es que haya sido muy brillante a decir de algunas fuentes citadas por The Hindu, primer enlace que he puesto en el post. Entre 3.000 personas han tenido que huir de su hogar, según el New York Times ya citado o tal vez hayan sido 1.500, que dice France Presse.
Obsérvese que nadie dice que la religión sea la causa del enfrentamiento sino que se trata del enfrentamiento endémico entre dos comunidades definidas por su religión (entre otras variables). No me enfrento con ellos porque son cristianos y porque mi religión me lo impone, sino que me enfrento con ellos, que son cristianos y porque ellos nos hicieron a nosotros algo antes.
No conozco el lugar ni la situación, así que voy a especular. Para mí, es un caso de "metaconflicto". Por pasos: un conflicto es una situación en la que varios actores tienen objetivos percibidos como incompatibles por ambas partes. Se puede solucionar de muchas formas (negociando, trascendiendo, solucionando) y a veces se intenta inútilmente solucionarlo mediante la violencia, es decir, ganando por la fuerza unos sobre otros o, peor, suprimiendo a una parte de los actores en conflicto.
Cuando el conflicto se estabiliza y los actores entran en la dinámica de acción-reacción, puede pasar que ya nadie recuerde en qué consistió el conflicto original (tierras, acceso a bienes públicos, salarios u otros bienes etcétera) pero cada parte sepa que la otra parte es un enemigo que forma parte del grupo de los que asesinaron a uno de los nuestros, razón por la que nosotros asesinamos (bueno, ejercitamos nuestro legítimo derecho a la venganza) a alguno o algunos de los suyos, a lo que ellos respondieron matando a alguno de los nuestros y así sucesivamente.
Hay episodios de tranquilidad entre estos grupos en metaconflicto por cansancio, porque ha habido fuerzas de interposición (peace making, peace keeping, peace building) o porque se han intentado tender puentes entre los grupos.
No es fácil esto último. En un caso que se acerca ya al metaconflicto, aunque la violencia haya sido mínima, el del gobierno central boliviano y el local de Santa Cruz, algún reputado "pazólogo" me consta que ha declinado intervenir como mediador al ver las dificultades inmensas que conllevaba el empeño. En el caso de estas comunidades definidas por la religión, el metaconflicto está servido como lo está entre musulmanes e hindúes, sobre todo cuando una de las partes (en este caso creo que los hindúes) entran en dinámicas de violencia estructural: oprimir, marginar, explotar a las minorías.
Para hacerse una idea de lo que es un metaconflicto, se puede ir al comienzo del Romeo y Julieta de Shakespeare: Montescos y Capuletos se encuentran en las calles de Verona; no saben por qué se odian, pero saben que acabarán llegando a las manos como efectivamente llegan. Basta cualquier elemento mínimo para que el metaconflicto se ponga en marcha y lleve a la violencia. Y una vez puesta en marcha la dinámica de la violencia, ya es difícil detenerla con ejercicios de buena voluntad o con oraciones bienintencionadas. O el sector duro de cada lado asume su responsabilidad y transige o se practica "diplomacia paralela" por parte de los sectores blandos de cada comunidad tendiendo puentes y dialogando o se intentan las dos cosas, como se hizo en Irlanda del Norte. Buscar un enemigo externo que una a los que están en metaconflicto es pan para hoy, hambre para mañana. Como El aprendiz de brujo (el de Paul Dukas), una vez puestas en marcha, es difícil detener algunas dinámicas. El metaconflicto es una de ellas. Prevenir, prevenir, prevenir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario